El sociólogo y secretario de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Amalio Belmonte, habló en exclusiva con Sumarium habló sobre el inicio de clases en medio de la crisis venezolana. Señaló que los cambios en las tablas salariales han generado un “plan regresivo” que ha afectado a una universidad. “Un profesor titular gana menos de dos salarios mínimos y la beca de los estudiantes son 4 bolívares soberanos”, detalló.

Además, dijo que en la universidad no se consigue lo necesario para que funcionen las clínicas y laboratorios: “Es una crisis inducida desde afuera (…) tenemos un colapso inducido por las políticas económicas del Gobierno”.

Estima que de los estudiantes asignados a la universidad, muchos no podrán iniciar por cuestiones personales, de carácter familiar, de traslado, vestimenta, entre otros. “Podemos decir que es el gobierno socialista que ha tenido la actitud más dura con los más pobres”, consideró.

Dijo que la crisis afecta a toda la comunidad estudiantil y estima que se ha dado una diáspora dentro del estudiantado que, a pesar de no tener cifras, cree que se podría acentuar, ante los factores externos.

Dentro de la casa de estudio se harán esfuerzos para que el comedor siga en funcionamiento, junto a otros servicios. “La idea es no afectar los servicios de la universidad”, exclamó, explicando que han elaborado un plan para que los profesores, padres y egresados de la universidad puedan brindar ayuda en insumos.

Sobre el presupuesto, dice que la UCV trabaja con el 30% del presupuesto solicitado, el cual se agotó en marzo, por lo que no tienen como pagar los aumentos del salario: “Pagamos la mitad de la quincena de lo que deberíamos pagar”. “Si no fuera por Haití seríamos los profesores peor pagados de América Latina”, señaló.

Comments

Comments are closed.