El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no ha desistido de la posibilidad de una intervención en Venezuela. Rahm Emanuel, exasesor principal del presidente Barack Obama, que ahora es alcalde de Chicago, advirtió que Trump puede ordenar acciones militares para obtener beneficios políticos.

“Tenemos una frase en este país: la sorpresa de octubre”, dijo Emanuel en una entrevista a CNBC. “Creo que en esta situación él está buscando hacer cualquier cosa y hará cualquier cosa”, alertó.

En 1998, los republicanos se preguntaron si Bill Clinton ordenó ataques aéreos contra Afganistán, Sudán e Irak para desviar la atención de su aventura con Monica Lewinsky y el posterior escándalo que se le vino encima. Ahora, el exasesor principal de la Casa Blanca, ha recibido las mismas sospechas con Trump respecto a Venezuela, ya que el magnate enfrenta presiones legales y políticas a pocos meses de las elecciones del Congreso.

Una acción militar plantearía innumerables desafíos en Venezuela: expulsar a Maduro, restaurar el orden bajo un nuevo gobierno, reprimir el éxodo de refugiados y asegurar el flujo del petróleo venezolano.

Hay un caso fuerte para establecer ayuda humanitaria a través de las fronteras, pero no para intervenir”, aseguró Kori Schake, un asesor del Consejo de Seguridad Nacional del presidente George W. Bush.

“Qué podría salir mal no es la pregunta adecuada, sino qué podría ir bien”, agregó Jake Sullivan, asistente del Departamento de Estado de Obama.

“Entiendo todas las trampas de la intervención, pero también entiendo los peligros de permitir que esta situación se desarrolle”, dijo por su parte Richard Haass, presidente del Consejo de Relaciones Exteriores y otro exasesor de George Bush. Manifestó que dado el grado de crisis en Venezuela, la Casa Blanca y el Congreso deberían considerar ayudar,  pero no una intervención.

Haass reconoció que la falta de atención del presidente a la política y la reputación de impulsividad trae “un poco de equipaje” al debate. Pero “solo porque es Trump”, concluyó. “No debe descartarse”.

Y es que no se puede pasar por alto que Trump ha ignorado los consejos de sus principales asesores en numerosos asuntos de seguridad nacional, desde el ataque de Rusia en las elecciones de 2016, a las relaciones con Corea del Norte y el acuerdo nuclear con Irán.

Vale recordar que tan solo en agosto de 2017, Trump anunció a los periodistas que no descartaba una “opción militar” para tratar la situación de la nación petrolera.

“Él ha (Trump) cruzado tantas líneas“, alertó Emanuel.

Comments

Comments are closed.