El empresario colombiano Miguel Trujillo, y los dirigentes Aaron Davidson y Costas Takkas fueron suspendidos de por vida por la comisión ética de la FIFA en relación con los actos de corrupción destapados por las autoridades estadounidenses.

Los tres fueron juzgados en un tribunal de Brooklyn, Nueva York. Trujillo se declaró culpable de lavado de dinero y de fraude mediante transacciones; Davidson de fraude y asociación delictiva y Takkas de lavado de dinero.

Trujillo, al igual que el ejecutivo Aaron Davidson y Costas Takkas fueron multados con un millón de francos suizos (1,03 millones de dólares), según anunció este miércoles 19 el organismo rector del fútbol mundial.

Quienes eran

Aaron Davidson era presidente de la junta de la Liga de Fútbol de América del Norte (NASL) y de Traffic Sports USA, una compañía de mercadotecnia deportivo. Por su parte Costas Takkas era funcionario de la CONCACAF y agregado al expresidente de ese organismo Jeffrey Webb. Entre tanto el colombiano Miguel Trujillo era un agente de partidos de la FIFA y es propietario de empresas de consultoría deportiva.

Las condenas

Davidson se declaró culpable el 20 de octubre de 2016 de un cargo de conspiración de crimen organizado y otro de fraude electrónico. Su declaración de culpabilidad se refería, entre otras cuestiones, a planes en los que ofrecía sobornos a cambio de asegurar contratos para los medios y los derechos de comercialización de los torneos de fútbol.

Takkas también se declaró culpable, el 24 de mayo de 2017, de un cargo de conspiración de lavado de dinero. Su declaración de culpabilidad tenía que ver con planes en los que recibía pagos de sobornos en nombre del expresidente de la CONCACAF Jeffrey Webb a cambio de otorgar contratos a compañías por los derechos de medios y comercialización de torneos de fútbol. Fue condenado a 15 meses de prisión el año pasado y podría ser deportado a Gran Bretaña.

Trujillo se declaró culpable el 8 de marzo de 2016 de un cargo de conspiración de lavado de dinero y de dos cargos de conspiración de fraude electrónico en relación con su participación en varios planes para sobornar a funcionarios de fútbol.

La sala resolvió que los tres son culpables de haber violado el artículo 21 (Soborno y corrupción) del Código de Ética de la FIFA, por lo que los tres son suspendidos de por vida en todas las actividades relacionadas con el fútbol (administrativas, deportivas o de cualquier otro tipo) a nivel nacional e internacional.

Agencias

Comments

Comments are closed.