Muchas veces pensamos que ciertos alimentos son saludables, nutritivos y excelentes para nuestro organismo, sin embargo, cuando vemos con detenimiento el contenido calórico y nutricional de los mismos, podemos apreciar una realidad totalmente distinta. El yogur considerado como un postre dulce y saludable por casi todo el mundo, es uno de estos casos, pues si lo evaluamos en detalle, podemos apreciar que la mayoría de las marcas y presentaciones contienen un elevado grado de azúcar, prácticamente equivalente al de un refresco azucarado.

Un estudio con casi 900 yogures de diferentes marcas muestra que la inmensa mayoría están extremadamente azucarados y que tan solo el 9% de los mismo contiene un porcentaje de azúcar adecuado para el cuerpo.

En el caso de los yogures destinados a los niños, se vuelve incluso peor el panorama, pues estos registraron un mayor índice de dulce en su composición.

La Organización Mundial de la Salud publicó en 2015 una serie de recomendaciones sobre la ingesta de azúcar de niños y adultos por su relación con una serie de enfermedades y el sobrepeso. Aquí reflejaron que el porcentaje de energía procedente de azúcares libres que requiere el cuerpo, debe ser inferior al 10% del total de las calorías consumidas en el día.

Cada gramo de azúcar refinada rinde casi 4 kilocalorías (kcal), así que la cantidad máxima recomendable para un adulto sería de unos 50 gramos de azúcares, la mitad si es un joven o aún menos si es un niño, según lo reseñado por El País.

Consumiendo un solo yogur al día, ya estaríamos consumiendo más azúcar de la recomendada por los especialistas.

Por su parte, un grupo de investigadoras en nutrición descubrieron tras analizar la información nutricional de 898 yogures y similares como los yogures líquidos, los de soja, orgánicos y otros postres lácteos a los que dividieron en categorías, que a apenas los yogures naturales y los griegos cumplían con la recomendación mínima de la OMS sobre el contenido máximo de 5 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto.

Los yogures de sabores y los etiquetados como orgánicos o ecológicos, fueron considerados entre los más azucarados seguidos muy cerca por los que llevan trocitos de fruta, todos en torno a los 13 gramos por cada 100 gramos.

“Inicié esta investigación cuando el Gobierno británico señaló a los nueve principales productos que aportaban la mayor parte del azúcar ingerido por los niños y, como muchos padres, consideraba los yogures como algo saludable sin darme cuenta de todo el azúcar añadido que llevan la mayoría”, dice la doctora Bernadette Moore, investigadora de la Escuela de Ciencias de la Alimentación y Nutrición de la Universidad de Leeds, en Reino Unido.

Las autoras del estudio alertan y descartan la imagen del yogur como un producto sano y saludable. “El azúcar suele usarse como edulcorante para contrarrestar la acidez natural del ácido láctico producido por los cultivos presentes en el yogur. Estos microorganismos son los que hacen del yogur algo bueno para el aparato digestivo y tienden a estar presentes en grandes cantidades en los yogures orgánicos. Es probable que estos lleven más azúcar añadido para neutralizar esa acidez”, destacaron.

Comments

Comments are closed.