El presidente de EEUU, Donald Trump, viajó este miércoles a Carolina del Norte, el estado más afectado por el paso del huracán Florence, y prometió un apoyo duradero a las autoridades locales, aunque también mostró especial interés por el estado de una región donde él posee un club de golf.

El mandatario visitó unas instalaciones de la Armada en Cherry Point (Carolina del Norte), donde alabó la labor de los equipos de rescate y lamentó la pérdida de vidas como consecuencia de la tormenta que ha golpeado en la última semana pasada el estado.

“Estados Unidos sufre con ustedes, nuestros corazones se rompen por ustedes. Estamos con ustedes hasta el final”, aseguró Trump en una reunión con funcionarios estatales y locales.

“Algunas de las inundaciones son épicas, es difícil creerlo. Por desgracia, el dinero (para reconstruir el estado) será mucho. Pero llegará tan rápido como lo necesiten”, prometió el presidente, que subrayó que su Gobierno responderá “al 100 %” a las peticiones de los estados afectados por Florence.

Por otro lado, se conoció que al menos 31 personas murieron por el paso de este huracán en la costa atlántica de ese país desde el final de la semana pasada, informaron este lunes fuentes oficiales.

Las autoridades de emergencia de Carolina del Norte indicaron que 25 personas murieron en el estado, el más afectado por la tormenta que provocó grandes inundaciones. En el vecino Carolina del Sur, el balance es de al menos seis muertos, según las autoridades locales.

El anterior conteo de víctimas situaba en 23 el número de muertos.

AFP

Comments

Comments are closed.