Liliana del Carmen Campos Puello acaparó los titulares de los medios luego de descubrirse que estaba a cargo de una red de prostitución de venezolanas y colombianas. Mejor conocida como “La Madame” la mujer ya cumple 50 días en la cárcel de San Diego, en Colombia, luego de ser señalada por las autoridades como la proxeneta más grande de Cartagena.

Para ella, su detención fue un “montaje” para tapar otros escándalos. “Yo no me esperaba este circo (…) aquí lo que falta son los payasos. A mí me sacan de mi casa con cinco cargos”, dijo según el diario La Opinión.

Asimismo, niega haber tenido entre sus “filas” a menores: “Jamás he trabajado con niñas. Nunca he tenido en mis grupos ni siquiera chicas de 18 años. Para mí, eso es sagrado. Yo soy defensora de los derechos de los menores”.

Rechaza también el nombre por el que ha sido conocida en los medios: “Ese nombre de Madame ¿quién me lo puso?”.

Liliana se define como una mujer emprendedora y asegura que las chicas con las que trabajaba lo hacían por voluntad propia: “Yo era empresaria, arrendaba casas, alquilaba apartamentos, penthouse, yates y traía los grupos. Era especializada en despedida de solteras, cumpleaños (…) Las chicas que iban a mis eventos lo hacían por voluntad propia. Ellas mismas me escribían o me contactaban por teléfono”.

“Yo alquilaba la casa en 16 millones y le pagaba al viejo 12. Y la alquilaba de jueves a lunes o de miércoles a domingo. Ya tenía mi roce asegurado y ahora vamos a ver qué tal es el grupo. Yo trabajaba con gente pública, de Estados Unidos, México. Le hice la despedida de soltero al hermano de Lindsay Lohan. Yo traía NBM, jugadores de los Mets y no me iba a quemar las pestañas, a ir al aeropuerto a trasnocharme pagando un vestido de 500 mil pesos y un tacón de 200 mil, para que en cuatro días que me vengan a pelar el cobre por 200 mil pesos. Yo iba por lo mío. La mínima propina era de 5 millones, porque yo hago todo. Yo estoy atenta al agua, al hielo, licor, acaparaba todo, transporte, yates, ya en el barco estaba todo. Yo no tenía competencia, a mí me tiene aquí es la envidia”, dijo al diario El Universal.

También habló sobre los videos que se publicaron en las redes sociales de fiestas en yates: “Todos esos videos que salen en redes eran mis cumpleaños, tres días duraban mis rumbas. Mis niñas usaban puras salidas de baño que costaban 400 mil. Ellas eran damas de compañía VIP”. También confirmó que es ella quien sale en el video practicándole sexo oral a un hombre, argumentando que era su pareja.

“Yo llegué en el 2005 de Estados Unidos, deportada. Llegué soltera, bella, nadie se enteró y yo fui reina. Soy graduada en una escuela de modelaje en Nueva York. Yo llegué y tenía mis amigos de Estados Unidos. Yo era muy delgada, pero en la cárcel subí 97 libras porque alzaba pesas. Salgo con un culón, y unas piernotas. Acá me encontré con un amigo de Estados Unidos y me quedé con su contacto. Yo era comerciante y él me dice voy para Colombia. Yo le puse mis necesidades porque yo no me voy a acostar con nadie gratis, pero no soy prepago. Tengo mi hijo, vivo, pago renta, con qué te vas a manifestar, le dije. Él vino con gente que no puedo decirte a qué se dedican en Estados Unidos, porque no quiero meter en problemas a nadie. Alquilaron un yate lujoso y estaba cada uno con su novia, allí no había putas. Quizá mi error fue invitar a una niña cartagenera –a la que señala de subir el video a las redes–. El video me lo sacan seis años después, fue en 2011. Y el año antepasado lo subieron a las redes. Eso me destruyó totalmente porque se trata de mi intimidad, y mi familia ya salió a flote. Esto no me da vergüenza”, explicó.

Relató que es la segunda vez que está presa, la primera vez en EEUU en donde pasó más de 20 meses y luego fue extraditada a Colombia. Dijo que aunque le advirtieron que en la cárcel le querían hacer daño, no sintió miedo, pero al llegar al recinto tuvo un “hermoso” recibimiento.

Comments

Comments are closed.