El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, defendió hoy el diálogo entre Madrid y el Gobierno venezolano de Nicolás Maduro para tratar de resolver “una de las crisis humanitarias más importantes del mundo”.

Ante quienes lo calificaron de “traidor” por haberse reunido en julio en Bruselas con su homólogo venezolano, Jorge Arreaza, Borrell justificó: “Uno habla con quien tiene desacuerdos”.

“No entiendo por qué no puedo hablar con un ministro de Venezuela y sí con una monarquía del Golfo ¿Por qué con China sí y con Venezuela no?”, dijo en un encuentro empresarial en Madrid.

Borrell reiteró que la posición del Gobierno del socialista Pedro Sánchez respecto al resultado de las elecciones venezolanas de mayo es la misma que la que expresó en su momento la Unión Europea (UE), que no reconoció la victoria de Maduro.

“Pero si queremos jugar un papel no podemos decir que no hablamos con uno de los actores”, señaló.

Por otra parte, el jefe de la diplomacia española aseguró que su Ejecutivo hará “lo posible” para contribuir a la acogida de los venezolanos que salen de su país y destacó que tiene la orden de tratar de aumentar el número de visados por razones humanitarias. “Veremos si podemos atender a todos”, matizó.

Las palabras de Borrell sobre Venezuela llegan tras la polémica provocada esta semana por las declaraciones del ex jefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, también socialista, quien vinculó el éxodo venezolano a las sanciones impuestas al país suramericano. DPA

Comments

Comments are closed.