Estados Unidos tiene previsto limitar a 30.000 el número de refugiados que podrían entrar a la nación durante el año fiscal 2019.

La información fue dada por el secretario de Estado, Mike Pompeo, este lunes. Asimismo, la cantidad precisada por el funcionario es menor a la fija el año pasado, la cual fue de 45.000 refugiados, reseñó el diario El Nuevo Herald.

El límite propuesto por Pompeo representa menos de un tercio de la cifra que admitió Barack Obama durante su gestión. Asimismo, precisó que el Gobierno de Donald Trump procesará más de 280.000 casos de asilos el próximo año.

Debemos continuar investigando responsablemente a los solicitantes para prevenir la entrada de aquellos que podrían hacer daño a nuestro país”, sumó Pompeo. 

Aseveró, además, que Estados Unidos es “la nación más generosa del mundo en cuanto a la inmigración basada en la protección”.

Comments

Comments are closed.