Varios representantes del sector cárnico del país han asegurado que los precios “acordados” de la carne no generan ganancias, sino que por lo contrario, debido a la hiperinflación que azota a Venezuela, este monto puede ocasionar severas perdidas para los vendedores.

En este sentido, muchos aseguraron que para mantener un precio balanceado, el rubro debería oscilar entre los 160 y 200 Bolívares Soberanos el kilo.

Por su parte, el presidente de Fedenaga, Armando Chacín, aseguró que los nuevos precios impuestos por el Gobierno a la carne, no fueron acordados con el gremio de ganadero, y que además, la propuesta de la organización desde un principio había sido cobrar dicho alimento a un dolar por kilo a tasa libre.

A su vez, el presidente de Carne Aragua, Marcelino Fernández, aseguró que es imposible que los carniceros vendan el producto a Bs S 90, según lo reseñado por El Impulso.

“Si el gobierno quiere que vendamos a ese precio tendríamos que recibir carne en un aproximado de Bs S 45 o 50 que no lo estamos recibiendo sino a Bs S 100. Si nos da carne a Bs S 45 o 55 y le sumamos 25 % que es hueso y grasa estaríamos saliendo en Bs S 70, podríamos vender a Bs S 90, pero recuerden que la carne no está llegando”, destacó.

Comments

Comments are closed.