España amaneció hoy consternada por el asesinato de la golfista Celia Barquín, de 22 años, cuyo cuerpo fue hallado el lunes en un campo de golf de Estados Unidos.

La policía de la ciudad estadounidense de Ames, en el estado de Iowa, anunció el lunes por la noche el fallecimiento de la deportista en el club Coldwater Golf Links. Varios jugadores advirtieron la presencia de una bolsa de golf abandonada y avisaron a la policía, que poco después encontró el cadáver de la española.

Por ahora, lo que saben es que Celia había ido a entrenar por la mañana “como muchos otros días” y que “alguien la ha atacado”. Según las primeras investigaciones, Barquín fue asaltada y murió en el acto, precisó la policía.

La joven estudiada en la Universidad de Iowa y según medios estadounidenses estaba terminando la carrera de ingeniería civil.

La familia de Celia Barquín es muy conocida en Torrelavega, la segunda ciudad más importante de Cantabria, porque regenta varios negocios relacionados con la alimentación.

Prueba de ello es, según apuntan, que siendo amateur ganó un torneo que daba acceso al US Open de Golf, “algo que sólo hacen cuatro en el mundo”, al tiempo que señalan que “tenía la vida asegurada como golfista de elite”.

También destacan la “entrega” de su familia y que la deportista mantenía contacto con profesores y antiguos compañeros, aún después de haberse trasladado a Madrid, primero, y a Estados Unidos, después.

La familia en contacto con las autoridades

EFE/Pedro Puente Hoyos

La familia de la joven jugadora de golf permanece en España, en contacto con las autoridades españolas en Washington y con los investigadores, y está a la espera de lo que determine la autopsia de cara a la repatriación del cuerpo.

El hermano de la joven, Andrés Barquín, ha explicado que “estamos siguiendo el procedimiento paso a paso”. En principio, la familia cree que no se desplazará a Estados Unidos y está a la espera de lo que marquen las autoridades.

“Ahora mismo estamos bastante destrozados toda la familia, intentando asimilar un poco lo sucedido, y pedimos un poco de intimidad para sobrellevar estos días que están siendo bastante duros”, ha manifestado Barquín, que ha añadido que desconocen “bastante todavía” qué ha ocurrido.

Andrés Barquín ha estado hoy en el minuto de silencio que ha tenido lugar en el Ayuntamiento de Reocín, de donde es la familia, y allí también ha atendido a los medios de comunicación.

Lo que se sabe del asesino

EFE/ Story County Sheriff / Handout H

De acuerdo a lo reseñado por 20minutos.es, las autoridades detuvieron como presunto autor del crimen a Collin Daniel Richards, de 22 años, al que imputaron un delito de homicidio en primer grado.

Richards tiene varios antecedentes policiales desde 2015. Según su ficha policial, en enero de ese año, fue acusado de intimidación con arma peligrosa en el condado de Gtuhrie. Según la denuncia, intentó robar dos bebidas energéticas en una estación de servicio.

En septiembre de 2017, el hombre admitió haber entrado por la fuerza en casa de sus abuelos para recuperar algunas cosas. Un mes después, solicitaron orden de arresto y le sancionaron con 200 dólares por los daños causados. El pasado mes de julio fue arrestado y acusado de embriaguez pública.

Sin embargo, la familia de Celia Barquín no sabe nada acerca del detenido por fuentes oficiales o de la investigación. “De la persona detenida sabemos por los medios de comunicación, parece ser que tiene 22 años pero no tenemos ningún dato más”, ha comentado a EFE.

Con información de EFE y DPA

Comments

Comments are closed.