“No vamos a vender más acá en la feria”, así le dijo una vendedora de huevos a Eduardo Zambrano, hace tres semanas cuando fue a la feria semanal de Los Palos Grandes, en el este de Caracas. El joven resignado anotó el número de la vendedora quien le avisaría en los próximos días dónde vendería los cartones y el precio.

El temor de los vendedores por los controles de precios los ha obligado a realizar ventas clandestinas y sus medios de venta ahora son a través de mensajes de texto o vía WhatsApp.

Zambrano, inmediatamente notificó en su grupo de amigos en WhatsApp que no habría venta de huevos en la feria, pero que tenía el contacto de la señora que los vende para pedirle varios cartones. De esa manera, miles de venezolanos tratan de solventar la falta de productos.

“La señora me envió un mensaje y me avisó el día y la hora para ir. Así que fuimos en el carro de una amiga que también necesitaba un cartón y pudimos comprarlos”, así relata Zambrano el procedimiento.

Él omitió decir el lugar dónde los venden porque no quiere perjudicar a la señora, pero detalló que la señora realiza la venta dentro de un estacionamiento y el pago es con punto de venta.

Esta compra la realizó a finales de agosto y, en ese entonces, el cartón de 30 huevos le costó 120 bolívares soberanos (12 millones). En esa semana, en la Gaceta Oficial se publicó la lista de precios de varios productos y el cartón de huevos estaba fijado en Bs.S. 81 (8,1 millones).

“Por esa razón la señora dejó de asistir a la feria”, explicó Zambrano

Una semana después, se publicó otra Gaceta con un reajuste de precios y el cartón se había fijado en BsS. 120. Sin embargo, Zambrano volvió a comprarle a la señora y ya le cobró Bs.S.150 por cada cartón.

Conseguir carne también se ha convertido en una proeza porque este producto es casi inexistente en carnicerías y supermercados. Según reportan varios ciudadanos consultados por Sumarium, en el Mercado de Guaicaipuro (Libertador) no venden carne de res “solo te ofrecen chivo o conejo”.

El mismo panorama se ve en Guarenas o Guatire. “La carne cuesta 20 millones el kilo, pero no hay”, relató una joven que pidió no ser identificada. Ella cuenta que ante la falta de carne lo que consume su familia es jamón y queso, productos que superan los Bs.S. 300.

Sumarium llamó a seis carnicerías en varios municipios de Caracas, y en cuatro dijeron que no tenían carne de res y no sabían si les llegaría en las siguientes semanas. Las otras dos carnicerías no contestaron.

Pero a pesar de eso hay quienes han logrado conseguir carne y pollo a través de contactos por WhatsApp. Como es el caso de Alejandro P. quien consiguió el contacto una señora que vende todo tipo de carne, además de pollo. Una amiga compartió el contacto de una señora que vende carne a domicilio.

“Buenas tardes Mechada, molida y guisar 230. Bistec de Ganzo 235, bistec de solomo 250 molida magra 260. Milanesa de pollo 240, Muchacho redondo 250”, decía el mensaje que recibió Alejandro cuando contactó a la señora Carmen (nombre cambiado), para comprarle carne.

Alejandro cuenta que hizo el pedido esa misma noche, junto a su esposa -todo por WhatsApp-. Una vez concretada la compra y hecha la transferencia, ellos recibieron el pedido en la puerta de su casa al día siguiente.

“Es caro, más caro que el precio oficial, pero qué más vamos a hacer”, dijo resignada su esposa, quien pidió no ser identificada.

En Gaceta Oficial, el gobierno estableció el precio de la carne entre 80 y 90 bolívares soberanos. Pero el presidente de Fedenaga, Armando Chacín, aseguró días atrás que los nuevos precios impuestos por el Gobierno a la carne, no fueron acordados con el gremio de ganadero.

Es por eso que quienes ofertan la carne se resisten a cobrar a ese precio y llegan a cobrar sobre los BsS 300.

Ese es el caso de un sitio llamado Quick Meats, que se lo contacta a través de WhatsApp, en el que ofrecen el kilo de carne molida a Bs.S 360, el de bistec a 360, el kilo de Milanesa a 360, Carne para guisar a 360 y el Muchacho redondo a 380.

Y también venden otros productos adicionales como el cartón de huevos, que lo venden en Bs.S. 250.

En Twitter varios usuarios se han quejado de la escasez y de los altos precios de la carne de res que, en muchos casos, son vendidos por los bachaqueros.

Comments

Comments are closed.