Un comerciante de 35 años de edad fue secuestrado junto al vigilante del edificio donde residía el pasado martes, en el estado Vargas, y posteriormente fueron asesinados.

Según reseñó el diario La Verdad de Vargas, el vendedor fue identificado como Moisés Manica Gomes. Los plagiarios lograron sacarlo de la entidad a pesar del despliegue policial.

Se pudo conocer que los maleantes pidieron, el pasado jueves, a la familia de la víctima un millón de dólares. Sin embargo, los cuerpos de Manica Gomes y el del vigilante fueron encontrados en el kilómetro 27 de la autopista Regional del Centro (ARC), a la altura de Paracotos, en el estado Miranda.

Ambos no tenían identificación, pero posteriormente se confirmó que uno de los cadáveres era del hijo del Supermercado Bensica, en Catia La Mar.

Moisés dejó dos hijos. Su cuerpo fue velado en la Funeraria San Antonio y su sepelio fue en el Cementerio del Este, en Caracas.

Comments

Comments are closed.