Desde hace mucho tiempo, la aspirina siempre ha sido el aliado número uno para proteger al corazón de un ataque, pero según la doctora, Anne Murray, especialista de la Universidad de Minnesota, la misma tiene un riesgo del aumento del sangrado, además de descubrir que no reduce los riesgos de infarto, ni enfermedades cardiovasculares.

Por otro lado, también se conocía, que la ingesta diaria de una pequeña porción de aspirina, podía evitar enfermedades relacionadas al corazón, sin embargo, un estudio realizado por el New England Journal of Medicine echa por tierra la teoría de muchos pacientes.

Murray afirma, que para “las personas sanas de 70 años o más que no hayan sufrido infartos o problemas de corazón en el pasado, esa aspirina diaria no tienen ningún beneficio“.

UN ESTUDIO TRIPLE

Se hizo una investigación de dos grupos de personas, el primero, personas sanas, sin antecedentes de infarto u otros problemas de corazón, y el otro grupo de personas de 74 años de edad, unos tomaron durante cinco años aspirina, y el resto tomó placebo.

Se descubrió, que la única diferencia, fue, que aquellos que ingirieron aspirina, tenían un índice mayor de sangrado, con respecto a los que tomaron placebo.

El segundo estudio, reveló que, los que consumieron la aspirina, tenían mayor riesgo de sufrir hemorragias digestivas e intracraneales.

La tercera investigación, aseguró que, la aspirina, aumenta la mortalidad, con respecto al consumo de placebo, donde se le atribuyen enfermedades relacionadas con el cáncer, reseñó El Confidencial.

Comments

Comments are closed.