La esposa del director de cine, Woody Allen, Soon-Yi Previn, rompió el silencio, sobre las acusaciones de abuso sexual en contra de su marido, por parte de Mia Farrow, y su hija Dylan.

Durante una entrevista para Vulture, acusó a Farrow de aprovecharse movimiento MeToo, que surgió a raíz de las acusaciones en contra de Harvey Weinstein.

Asimismo indicó que, lo que pasó con su esposo fue algo “muy irritante e injusto. Mia se aprovechó del movimiento MeToo y ha presentado a Dylan como una víctima”.

Las acusaciones de abuso por parte de su hija, Dylan, surgieron en el año 1992, cuando esta tenía siete años de edad, y pasaba por el divorcio de sus padres.

Por otro lado, Previn, manifestó que, cuando comenzó su relación con el director, fue “un dilema moral que afectó a Mia Farrow, fue una gran traición por nuestra parte, una cosa terrible, un fuerte impacto puesto en ella”.

Según información suministrada por Letty Aronson, hermana de Allen, cuando Farrow descubrió el romance, declaró: “Se llevó a mi hija, voy a tomar la suya“.

En la entrevista, Soon-Yi, también se refirió a la crianza por parte de Mia, a lo que dijo que “nunca fue buena conmigo, nunca fue cortés. Y aquí había una oportunidad para que alguien me muestre afecto y sea bueno conmigo, así que por supuesto que me emocioné y fui por ello. Sería una tonta, una idiota, una retrasada, si me hubiese quedado con Mia”, ratificó.

A su vez expresó, que ella y sus hermanos, eran usados para labores domésticas como barrer, limpiar y planchar sábanas.

Además, describió los maltratos que sufrió por parte de Farrow, cuando intentaba adaptarse a una nueva vida: “trató de enseñarme el alfabeto con esos bloques de madera. Si no los entendía bien, a veces me los tiraba o tiraba al suelo”.

Comments

Comments are closed.