Claudio Uberti, ex titular del Órgano de Control de Concesiones Viales en Argentina, denunció que cuando el expresidente venezolano Hugo Chávez “hizo comprar 500 millones de dólares de títulos de la deuda externa argentina en el 2007 se organizó primero una maniobra especulativa que dio “una ganancia de 100 millones de dólares”. Esa ganancia provino de usar las versiones sobre cuándo y cómo se iban a comprar los títulos para especular con su precio”, según una nota publicada por El Clarín.

Según sus declaraciones ante el fiscal Carlos Stornelli y el juez federal Claudio Bonadio en la causa de los cuadernos de las coimas, la mitad de esa ganancia fue a los bancos que intervinieron mientras que el mandatario venezolano y Néstor Kirchner, presidente argentino, “se quedaron con 25 millones de dólares cada uno”.

Señaló que los 25 millones de dólares luego fueron trasladados en maletines, vía aérea, de Buenos Aires a Caracas. Uberti también era el representante especial del ex ministro de Planificación, Julio De Vido, en Venezuela.

“Esta nueva confesión de Uberti se relacionada con una operación financiera de agosto del 2007. Ese mes Argentina concretó la colocación de deuda más cara desde el default del 2002: le pagó a Venezuela una tasa en torno al 10,6% por la compra de 500 millones de dólares en Boden 2015, en medio de un extraño contexto. Con la llegada del presidente venezolano Hugo Chávez a Buenos Aires se avanzó en la negociación para la colocación de estos títulos. En principio, había trascendido que Venezuela compraría Boden 2015 por 1.000 millones de dólares. Pero la operación se hizo, finalmente, por 500 millones. Este fue el aporte argentino a la tercera emisión del llamado Bono del Sur que se completó con un título propio del gobierno de Hugo Chávez. En aquella visita, el mismo Chávez había detallado que su país compró en dos años en total 4.572 millones de dólares en títulos argentinos”, explica el diario argentino El Clarín.

De acuerdo con el medio, Venezuela ya se había desprendido de la mitad de los bonos, lo que contribuyó a la caída del precio de los papeles de la deuda argentina. “Mientras los bonos argentinos se derrumban, el (presidente) venezolano aseguró que los papeles argentinos tenían “gran rentabilidad””, explica el medio.

Además de la compra de bonos argentinos, en 2004 “se había creado un fideicomiso argentino-venezolano para el intercambio de fuel oil por productos industriales en el banco suizo UBS”, dicen.

Este fideicomiso estaría administrado por Pdvsa y Bandes y, la cuenta argentina, era manejada por el Banco Nación. Pero en el año 2010, el banco suizo UBS “pidió datos al Bandes para investigar si había habido operaciones de lavado de dinero, tal como reveló Clarín en el 2013. Como consecuencia de la negativa del Bandes a dar “información detallada” de las operaciones, el UBS cerró la cuenta del fideicomiso”.

De acuerdo a las fuentes citadas por el diario, el banco pedía los datos de los movimientos financieros de la venezolana Compañía de Mecanizado Agrícola y Transporte Pedro Camejo S.A. “En un cable secreto enviado por el entonces embajador argentino en Venezuela, Eduardo Sadous, a la Cancillería, y fechado el 28 de mayo del 2004, saltó la punta de la turbia relación de los Kirchner con Chávez”, dice El Clarín, dando a entender que se mantenía una “embajada paralela” manejada a través de Uberti .

Comments

Comments are closed.