Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática y diputado de la Asamblea Nacional (AN), habló sobre la Unidad en una entrevista con Contrapunto. Aseguró que su partido se ha reunido con otras organizaciones opositoras, pero aseveró que el “Frente Amplio es un ensayo interesante, porque entran otras organizaciones, pero tiene las mismas carencias que tiene la MUD”.

Asimismo, dice que la oposición debe seguir luchando por unas elecciones “porque la presión de la comunidad internacional viene por allí”.

A continuación la entrevista publicada:

—¿Ha estado reuniéndose AD con otros partidos opositores?

—Sí. Nos hemos estado reuniendo AD, Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Avanzada Progresista.

—¿Para qué?

—No solamente para tratar los problemas del país, sino para tratar también de articular, con base en un propósito común, una plataforma distinta, sin los amarres operativos que teníamos en la MUD. Lo que no puedes hacer es comprometer la agenda de cada cual, de cada uno de los partidos, que pueden funcionar autónomamente si estás de acuerdo con cada uno de los objetivos. El Frente Amplio es un ensayo interesante, porque entran otras organizaciones, pero tiene las mismas carencias que tiene la MUD.

—¿Cómo va a garantizar que esto sea diferente?

—Actuando cada organismo. Nosotros a nuestra gente le hemos dicho que participe en el Frente. Ahora, ahí tienes fuerzas tan dispares como Fedecámaras y la gente del chavismo disidente. Pero bueno, eso lo puedes articular porque tienes identidad de propósitos. Para empezar, para tener identidad de propósitos tienes que decirle a la gente que cuando logremos el objetivo de cambio democrático todos tienen que participar.

—¿Y cómo va a trascender de ese pase de factura?

—Como dicen los cristianos: confesión de los pecados, es decir, los pecados de cada quien; contrición de corazón, es decir, arrepentimiento; y propósito de enmienda, que es disposición de no volver a cometer.

—¿Usted tiene algo contra Primero Justicia?

—Jamás. Tú no le conseguirás a Acción Democrática un mensaje ni una declaración de un dirigente contra otro partido. Nunca. Ni cuando hemos tenido diferencias.

—¿Las diferencias doctrinarias, en este momento, cómo las van a trabajar?

—¿Y cómo fue posible que se hiciera, por ejemplo, el Pacto de Punto Fijo con AD, Copei, URD, Fedecámaras, la CTV? En lograr un cambio democrático estamos de acuerdo los centristas, los demócratas cristianos, los socialdemócratas y todo el mundo.

 

—¿Para dentro de cuánto tiempo ve usted un escenario electoral ?

—No lo sé, pero creo que para eso debemos presionar. Nosotros no queremos guerra, no queremos matarnos. ¿Cuál es la alternativa a la salida democrática electoral? O se queda este (Maduro) hasta que se le seque el esqueleto, con el simulacro electoral, su constituyente, o un parapeto que no reconoce nadie ni adentro ni afuera; o una guerra.

—Pero si no son las elecciones ahora…

—Hay que seguir luchando por esas elecciones, porque la presión de la comunidad internacional viene por allí.

—¿En cuánto tiempo?

—Yo quisiera que fuera la semana que viene. Pero nadie te puede decir que las elecciones son esta semana.

—¿El país aguanta?

—No lo sé. Yo a estas alturas me pregunto por qué no se ha producido un estallido. No sé qué peor hecho puede ocurrir en este país: no hay luz, no hay medicinas, no hay transporte. ¿Por qué no ha habido un estallido? No sabemos. ¿Puede haberlo? Puede haberlo. ¿Cuándo? No lo sabemos. ¿Puede haber un golpe? Puede haber un golpe. Como decía Rómulo Betancourt: Los militares son leales hasta la víspera, hasta que te dan el golpe.

—¿Eso es decirle a la gente que espere qué?

—Decir que hay una salida ya, que “esto se acabó esta tarde, mañana por la mañana”, y hay gente que tiene cuatro o cinco años diciendo lo mismo… No le puedes decir a la gente eso. Es irresponsable. Imagínate tú que yo le diga a la gente “esto se acaba la semana que viene”, y llega la semana que viene y no se produce el desenlace que yo dije. ¿Cómo queda la gente?

—¿Qué le dice usted a la gente?

—Aunque sea lo más ingrato, aunque no le guste a la gente, les digo que hay seguir luchando hasta lograr unas condiciones electorales que nos permitan salir de esto.

—¿Con elecciones presidenciales?

—Claro. Se los he dicho a todos los representantes diplomáticos extranjeros: si ustedes quieren hacerle un servicio a Venezuela, presionen al Gobierno para hacer elecciones. Incluso, el Gobierno de Estados Unidos podría, a cambio de mitigación de las sanciones, lograr que el Gobierno aceptara un proceso electoral democrático.

—Condiciones electorales, ¿qué serían? ¿Cambio en el CNE, fundamentalmente?

—Por supuesto. ¿Sabes por qué? Buena parte de la abstención y del descreimiento en el sistema electoral tiene que ver con la desconfianza que tiene la gente en el CNE. Eso no responde a que fulano llamó o que fulano dijo. El descreimiento, la desconfianza que le tiene la gente al CNE hacen que la abstención fluya espontáneamente.

—¿Cree que va a haber abstención en las municipales?

—Históricamente las elecciones que más llaman son las presidenciales y las parlamentarias. En las de gobernadores merma mucho la asistencia, en las de alcaldes y municipios, mucho más. Seguro que va a haber una gran abstención. Ahora, ¿es el huevo o la gallina? ¿Que la abstención beneficia al Gobierno? Sí. ¿Que la participación en estas condiciones es indefendible? Sí. Todo el mundo tiene la razón. Si alguien te dice “para qué voy a votar si no cambio nada”, tiene razón. Y el que te dice “yo no le quiero entregar mi municipio al Gobierno”, también es verdad.

—¿Es una situación muy difícil para la dirigencia política?

—No examines la dificultad que tiene la dirigencia política. El problema fundamental es del país, y el país no va a salir de esto mientras no haya un cambio de Gobierno. Ha pasado mucho tiempo, el Gobierno venezolano lo ha tenido todo y toma decisiones para empeorar. Frente a eso, ¿qué le puedes decir a la gente? Vamos a seguir luchando para ver si logramos las condiciones electorales para salir de esto. Yo no le puedo decir a la gente “vamos a matarnos”. Yo no le voy a decir nunca a la gente “vamos a matarnos”. Además, es un terreno en el que la inmensa mayoría del terreno opositor, que es 80%, está en inferioridad de condiciones. Un tipo con un fusil desarma una manifestación de 1.000 personas. ¿Vas a empujar a la gente hacia la salida que no es salida? ¿Hacia la solución que no es solución?

—¿Todavía hay oposición con la agenda violenta?

—Hay gente a la que a lo mejor le gusta eso. Seguramente hay gente a la que no le interesa sino la violencia. Yo creo que al que le conviene la violencia es al Gobierno. En ese terreno es imbatible.

—Si usted tuviera a Maduro enfrente, ¿qué le diría?

—Le diría: “Oye, Maduro, renuncia. Renuncia, Nicolás, que es lo más fácil”.

—¿Lo ve viable?

—Pregúntale a él

Comments

Comments are closed.