Irán denunció este sábado que Arabia Saudí y Rusia están aplicando “políticas de toma de rehenes” en el mercado petrolero y buscan hacerse con una parte de la cuota de Irán aprovechando las sanciones estadounidenses.

“Rusia y Arabia Saudí, con el pretexto de equilibrar la oferta y la demanda, buscan hacerse con una parte de la cuota de mercado de Irán”, afirmó el gobernador de Irán ante la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Hosein Kazempur Ardebilí.

En una entrevista con la agencia Shana, dependiente del Ministerio de Petróleo iraní, Ardebilí lamentó que los intentos de EEUU de reducir las exportaciones petroleras de Irán “han permitido a Rusia y Arabia Saudí aplicar políticas de toma de rehenes en el mercado”.

El comportamiento estadounidense ciertamente no terminará con Irán convirtiéndose en otra Venezuela, como tampoco fue el caso con Irak y Kuwait“, señaló.

EEUU impondrá a partir de noviembre sanciones al vital sector energético iraní, una medida anunciada tras su retirada en mayo pasado del acuerdo nuclear de 2015 firmado entre Teherán y seis grandes potencias.

Washington ha amenazado con reducir las exportaciones iraníes “a cero”, una posibilidad que Ardebilí considera “no práctica” en la situación actual.

Si se mantiene la tendencia alcista de los precios del petróleo y la producción de países como Arabia Saudí y Rusia no aumenta, EEUU tendrá que dar exenciones a algunos compradores iraníes de petróleo“, explicó.

No obstante, el representante iraní ante la OPEP advirtió de que Rusia y Arabia Saudí actualmente no pueden aumentar el volumen de su producción, pero pueden incrementarlo hasta en un millón de barriles diarios en el plazo de seis meses o un año.

Sobre el papel de la OPEP para controlar estos aumentos de la producción, pese al acuerdo para limitarla de 2016, Ardebilí criticó que Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos han convertido a la organización en “una herramienta de EEUU”.

Irán, con unas de las reservas de petróleo y gas mayores del mundo, ha llegado a exportar en los últimos meses 2,8 millones de barriles de crudo y condensado al día, pero esta cifra ya se está reduciendo según se aproxima la imposición de sanciones.

Hace dos días, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) predijo que la presión sobre los precios del petróleo continuará en los próximos meses a causa del paulatino descenso en la producción de Venezuela y la entrada en vigor de las sanciones de EEUU sobre las exportaciones de crudo iraní.

Irán amenaza con aumentar el enriquecimiento de uranio

El ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, advirtió que su país podría incrementar el programa de enriquecimiento de uranio en caso de que la Unión Europea (UE) permanezca “pasiva” tras la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear.

“Los europeos y los otros signatarios tienen que actuar para compensar los efectos de la sanciones de Estados Unidos“, urgió Zarif en declaraciones que publica hoy el semanario alemán “Der Spiegel”.

El llamado Grupo 5+1, conformado por Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, China, Francia y Alemania, firmó con Irán en julio de 2015 un acuerdo en virtud del cual Teherán se comprometía a reducir el enriquecimiento de uranio -necesario para la construcción de bombas nucleares- y usarlo sólo con fines pacíficos a cambio de que fuesen levantadas las sanciones internacionales que atenazaban su economía.

Estados Unidos se retiró de forma unilateral del acuerdo en mayo y volvió a imponer sanciones contra Teherán a partir de principios de agosto. Washington ha anunciado más sanciones contra el sector financiero y energético de Irán para el 4 de noviembre.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) certifica que Irán se atiene al acuerdo. Washington quiere impedir que el país persa siga exportando petróleo y ha amenazado con sancionar a cualquier empresa del mundo que no respete el embargo.

Estados Unidos quiere imponer su voluntad política y económica al resto del mundo“, se quejó el ministro iraní y acusó a Washington de no respetar la resolución del Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas (ONU) sobre el acuerdo nuclear.

“Ahora Estados Unidos demanda a todos los demás que violen el derecho internacional. Europa tiene que decidir si se somete. Es un precedente que tendrá consecuencias de muy largo alcance”, añadió.

“Petróleo y bancos” son la prueba de fuego, agregó Zarif y previno que Teherán podría actuar “si se destruye el equilibrio entre dar y recibir”.

El titular de la diplomacia iraní aclaró que esto no quiere decir necesariamente que Irán dejaría de cumplir su parte del acuerdo. Una posibilidad sería implementarlo de forma reducida o parcial, explicó.

Zarif llamó a los miembros de la UE a que activen el llamado “estatuto de bloqueo” para blindar a las empresas europeas frente a las posibles sanciones que imponga Washington.

Zarif rechazó entablar conversaciones directas con el presidente estadounidense, Donald Trump y señaló que Irán sopesaría hablar con Washington únicamente en el caso de que volviese al acuerdo.

¿Quién nos garantiza que (Trump) vaya a respetar un nuevo acuerdo?“, se preguntó. Zarif sostuvo que pese a todo, el acuerdo nuclear no ha sido un error y recordó que Trump ha abandonado también el acuerdo para la protección del clima y otros convenios.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.