Venezuela reanudó los envíos de crudo mediano a Cuba desde junio, cuando el procesamiento del petróleo en las refinerías está cayendo, según unos documentos de la estatal PDVSA a los que tuvo acceso la agencia Reuters

Los envíos registrados hasta agosto totalizaron 4,19 millones de barriles de crudos para su aliado político. El tipo de crudo enviado es Mesa 30, “un tipo usado para producir combustibles en las refinerías nacionales y para mezclarlo con petróleo más pesado para la exportación”.

Desde el año 2000, Venezuela ha abastecido de petróleo a Cuba, mediante un acuerdo bilateral. Actualmente el país caribeño carece de efectivo para pagar repuestos, equipos y materias primas necesarias para revertir la disminución del procesamiento de petróleo en sus refinerías.

Según los documentos, PDVSA ha suministrado a Cuba 11,74 millones de barriles (unos 49.000 barriles por día) de crudo, incluyendo variedades extranjeras, Mesa 30 de Venezuela, crudos más pesados ​​y petróleo crudo diluido, según los documentos.

La estatal detuvo el año pasado los envíos de Mesa a la isla debido a la creciente necesidad de ese tipo de crudo en el país.

La producción de crudo cayó nuevamente el mes pasado derribando la producción anual de la nación miembro de la OPEP a su nivel más bajo desde 1950.

La estatal petrolera ha estado comprando este año crudo ruso Urales a intermediarios petroleros para abastecer a su aliado. Según los datos, en mayo dejaron de comprarla, y poco después la empresa reanudó la exportación de Mesa.

Según Reuters, en los documentos no se detallan los servicios intercambiados o los pagos por los envíos, sin embargo hay registros del declive de las refinerías del país en medio de la falta de crudo.

PDVSA espera que este mes el circuito refinador procese 373.000 barriles por día de crudo, o  29% de su capacidad de 1,304 millones de bpd, según los documentos, por debajo de los 701.000 bpd de marzo.

El craqueador catalítico de Cardón, la segunda refinería más grande de Venezuela, se detuvo la semana pasada luego de que reparaciones no pudieron mantenerlo en servicio.

Lo mismo ocurrió con la refinería Amuay, la más grande del país. Las unidades clave de procesamiento dejaron de operar en septiembre debido al bajo inventario de materias primas.

Según los documentos, en las refinerías de Puerto la Cruz y El Palito el insuficiente suministro de crudo, especialmente Mesa. Puerto la Cruz trabajará al 36% de su capacidad de 187.000 bpd este mes, y El Palito al 48%, según las proyecciones de la estatal.

Los ejecutivos de PDVSA han estudiado el uso de crudos extranjeros como el Urales de Rusia para aumentar las tasas de procesamiento de las refinerías nacionales y reducir las importaciones de combustible, pero no se ha tomado una decisión final, detallan los documentos.

Comments

Comments are closed.