Según las estimaciones de la agencia Moody’s, el crecimiento económico de Estados Unidos se tornaría negativo en 2019 y casi 3,5 millones de empleos se irían por el sumidero, con el Gobierno de Donald Trump. Ahora, el debate se centra en si son reales o no los éxitos del magnate a nivel económico.

El día de las presidenciales, los auspicios del hundimiento del dólar y de la Bolsa no se cumplieron. Un año después, según el índice S&P 500 creció 21,1% y el Dow Jones un 28,5%, la mayor subida desde 1944.

Ahora que Trump se aproxima a la mitad de su período, el Producto Interno Bruto del último trimestre creció por encima del 4% interanual, el paro bajó hasta el 3,8%, el salario por hora subió un 2,9% en agosto  y la expansión del mercado laboral va incluso demasiado rápido, refiere El Confidencial.

Asimismo, hay más empleos que ciudadanos capaces de ocuparlos. “Cuando oyes hablar sobre lo bien que le va a la economía ahora mismo, simplemente recordemos cuándo empezó esta recuperación”, recordó expresidente Barack Obama.

“Tengo que recordarles (a los republicanos), de hecho, que esas cifras de empleo son las mismas que en 2015 y 2016”, agregó.

Trump respondió a Obama acusándolo de querer llevarse los créditos de la recuperación económica, y destacó que el rescate, iniciado en 2009, fue la más lenta en 70 años.

Economistas entrevistados por The Wall Street Journal  concluyeron que Obama, con sus programas de compra de activos y la regulación del sector financiero, se merece los halagos por  la recuperación económica.   Pero no a nivel de crecimiento, pues los especialistas la relacionan  con la actual expansión a la desregulación financiera y al recorte fiscal de la administración republicana.

“El presidente Donald Trump lleva más de 19 meses de una administración sepultada en tanta controversia que puede eclipsar un logro tremendo: a saber, un ‘boom’ económico exclusivamente suyo”, estimó el editor financiero de CNBC, Jeff Cox.

Comments

Comments are closed.