Un hombre señalado de agredir sexualmente a por lo menos 276 niños y adolescentes en Colombia se declaró culpable este viernes de varias acusaciones relacionadas con estos casos, informó la fiscalía.

Juan Carlos Sánchez, conocido como el “Lobo Feroz”, aceptó los cargos de “acceso carnal abusivo con menor de 14 años, acto sexual abusivo con menor de 14 años y pornografía infantil” imputados por el ente acusador, indicó el organismo, según reseñó AFP.

Sánchez, quien fue extraditado la víspera desde Venezuela, fue enviado a prisión mientras se desarrolla el juicio luego de que un juez de Bogotá aceptara la solicitud de la fiscalía en ese sentido.

En Colombia, la máxima pena contra abuso sexual de menores es de 60 años de prisión.

El sujeto fue capturado el 29 de noviembre de 2017 en la ciudad venezolana de Maracaibo, tras una cacería de por lo menos cinco años de la policía colombiana. Dos meses más tarde, en enero, Colombia formalizó la orden de extradición ante Venezuela.

Las autoridades colombianas lo localizaron por un aviso de los organismos de seguridad mexicanos luego de que capturaron a un hombre con cientos de videos que le enviaba Sánchez, que se identificaba en sus correos como “Lobo Feroz”.

Sánchez abordaba a sus víctimas en centros comerciales de la ciudad caribeña de Barranquilla, donde les ofrecía dinero para llevarlos a sitios en los que les “realizaba actos sexuales” que posteriormente compartía en internet.

Según la fiscalía colombiana, el hombre vendía a pederastas los videos con las violaciones.

El director de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de la Policía (Dijin), general Jorge Vargas, dijo el jueves que “muy probablemente” hay más víctimas del violador en Venezuela.

UNA DÉCADA

El magistrado de la Sala Penal del Tribunal Superior de Barranquilla ordenó la preclusión del proceso que tenía el ente acusador en el Atlántico en contra del colombiano Juan Carlos Sánchez Latorre, conocido como el “Lobo Feroz”, y acusado de la violación de al menos 276 niños.

El argumento es que habían pasado 10 años desde la imputación de cargos, por acto sexual abusivo con menor de catorce años y nunca terminó el juicio oral.

El magistrado ordenó compulsar copias para averiguar por qué no se llevó a cabo todo el juicio y se demoró una década, publicó RCN.

“Han pasado más de 10 años sin haber obtenido respuesta, por lo que la Sala ordena cesar el procedimiento penal seguido en contra de Juan Carlos Sánchez Latorre y además que se compulsarán copias de esta actuación a la Sala Disciplinaria, con el fin de investigar a los servidores que conocieron el proceso penal, por la demora en este procedimiento”, expuso el legislador.

Comments

Comments are closed.