Hacer ejercicios diarios hace de nuestra vida más saludable, pero ¿qué sucede cuando nos tomamos una pausa, y queremos retomarlo nuevamente?, aquí te decimos como hacerlo para evitar futuras molestias.

UNA SEMANA DE ADAPTACIÓN

Durante los primeros días, debe ser la toma de contacto, pero lo que más cuesta es mantener la constancia anterior, por lo que si eras muy exigente, es bueno que te plantees una rutina para ir poco a poco retomando el hábito, lo que ayudará al organismo a responder ante la exigencia del ejercicio.

ENTRENAMIENTO PROGRESIVO

Es importante tomar en cuenta, que además del tiempo de adaptación, también se tome en consideración, la rutina progresiva, se debe comenzar por algo más pausado, y a medida que pase el tiempo aumentando la intensidad.

HIDRATACIÓN

Es de vital importancia mantenerse hidratado, ya que la falta de hidratación, se manifiesta en fatigas, por lo tanto se debe ingerir líquidos, antes, durante y después de cada ejercicio. Lo mínimo diario son 2,5 litros.

UNA DIETA DECUADA

La alimentación es otro punto clave para mejorar tu calidad de vida. la dieta que llevemos a cabo no solo debe ser variada, sino también, una donde la cantidad de calorías, se adecua al gasto energético.

DESCANSAR

Si no se descansa correctamente, puede traer consecuencias a la hora de hacer ejercicio, por lo que el cuerpo se fatiga, y la falta de coordinación, se ve afectada, reseñó Vivir Más y Mejor.

Comments

Comments are closed.