Celebrar sacramentos como el bautismo o el matrimonio en las iglesias de Caracas ya no es usual como años atrás. Los curas de algunos templos de la ciudad aseguran que el número de celebraciones han disminuido debido a la crisis económica que atraviesa el país, además de las limosnas.

“Durante el primer semestre (de este año) hubo un número significativo de matrimonios. En julio bajó”, dijo en exclusiva el padre Alirio Suárez, de la iglesia de San Alfonso en El Paraíso. 

Lo mismo ocurre con los bautismos, pues las familias piensan en que la celebración no solo es la celebración de la mis, sino por la fiesta que se realiza después. Para el párroco Suárez, esto no debería ser así.

Algo similar ocurre en la iglesia Preciosísima Sangre de Santa Eduvigis, en el este de la ciudad. Esta es considerada una de las iglesias más “emblemáticas” para celebrar el sacramento del matrimonio.

“Teníamos matrimonios viernes, sábados y domingos. Llevo dos meses en que solamente he celebrado uno. De enero a marzo, celebré cuatro”, contó el padre José Manuel León, quien celebra misa todas las semanas en ese templo.

“Les decimos a las parejas que el matrimonio no es la fiesta, porque muchos suspenden el matrimonio porque no tienen para pagar la recepción”, aseguró León.

“No sé si es una depuración de los matrimonios, pero de que han bajado, han bajado muchísimo”, apuntó.

Otro de los sacramentos que ha disminuido en esa iglesia es el bautismo. “Antes teníamos de 16 a 20 niños, ahora entre uno y cuatro cada sábado. No sé si también impera que para bautizar hay que montar una fiesta, pero no debería ser así”, aseguró León.

En cambio, en la iglesia de El Paraíso se mantienen con alrededor de 30 bautizos cada sábado, según el padre Suárez.

Otra dificultad que enfrentan las iglesias es la falta de dinero para mantener los templos, la falta de papel para entregar la hoja dominical o los certificados de matrimonio o bautizos.

“Hoy una hoja de papel más la impresión cuesta 150.000 de los viejos. No da”, señaló Suárez.

En agosto, de las colectas se lograba recolectar entre tres y cuatro millones del cono monetario anterior, (30 y 40 BsS). La ventaja de este templo es que ha podido contar con la ayuda de un punto de venta para recolectar las limosnas con tarjetas de débito o crédito.

“Nos lo prestan el fin de semana, gracias a Dios, para que la gente colabore por el punto, ahí se nota la diferencia”, contó el párroco. Dice que a través de esa modalidad reciben un 300% más de lo que reciben en efectivo.

En cambio, en la iglesia de Santa Eduvigis, las limosnas, además de recibirlas en efectivo, las reciben por transferencia.

“La feligresía es consciente e intenta apoyarnos y tenemos que buscar otros recursos, la congregación nos apoya para sufragar los gastos”, indicó el padre León.

Comments

Comments are closed.