Las recientes medidas económicas del presidente Nicolás Maduro, entre las que destacan un abrupto aumento salarial y una fijación de precios, ha generado el despido de trabajadores.

Comerciantes del país han señalado que es imposible cumplir con el nuevo paquete del Gobierno, porque afecta aún más su capacidad de trabajo, en medio de una épica contracción económica. Y es que hace semanas, los trabajadores venezolanos pasaron de ganar menos de un dólar, a 30 dólares mensuales. A partir de esta semana, a 7 millones de empleados el Estado les garantizó -por tres meses- 1.800 bolívares soberanos mensual, por un valor aproximado de 20 dólares a la tasa del mercado negro.

Por ello, algunos empleadores están reestructurando costos, relanzando las escalas salariales y negociando acuerdos con los trabajadores. Otros simplemente los están despidiendo. Gran parte de la acción ocurre de manera secreta, ya que las empresas intentan evitar el castigo del Gobierno, que ha estado encarcelando a aquellos que presuntamente están incumpliendo las reglas, refiere Bloomberg.

El propietario de un taller de Caracas, Marcos Vizcaino, de 56 años, dijo que el aumento fue el golpe final para el negocio familiar de dos generaciones. Declaró que la escasez de repuestos, una burocracia impositiva esclerótica y la hiperinflación ya habían complicado las cosas y resultaban en menos de un cliente por día.

“Ya les dije a mis cuatro empleados que busquen otros trabajos”, dijo. “He decidido cerrar. No es necesario que siga perdiendo dinero por tercer año consecutivo”.

En dos distritos industriales y mayoristas en Caracas, La Trinidad y Boleita, cerca de la mitad de las empresas cerraron la semana pasada, incluidos varios restaurantes que dependen de los trabajadores locales.

“Tengo cuatro vendedores; todos han llegado esta mañana”, dijo Manuel Rosas, de 55 años, dueño de una tienda que vende repuestos para Chryslers. A las 11 am, los había enviado a todos a casa porque no tenían nada que hacer.

Comments

Comments are closed.