Alexánder Petrov y Ruslán Boshírov, los dos rusos acusados en Londres por el ataque contra el ex agente doble Serguéi Skripal y su hija Yulia, concedieron una entrevista a RT en donde se negaron a responder preguntas en donde pudieran dar pistas sobre su entorno, pasado, negocio, amigos o cualquier otra pista de su vida.

“Somos los que mostraron (en las imágenes difundidas por la Policía británica)”, dijo Petrov, quien también explicó que su visita al Reino Unido en marzo no fue un viaje de negocios, sino por diversión. “Queríamos visitar Old Sarum y la catedral”, ha dicho Petrov sobre su visita a Salisbury.

“Amigos nos recomendaron visitarla, ya que allí hay una catedral famosa no solo en Europa sino también en todo el mundo, es conocida por su aguja de 120 metros de longitud, por el primer reloj”, dijeron. “La catedral es muy bonita, allí hay muchos turistas, muchos turistas rusohablantes, […], nos sentamos en un parque, tomábamos café, entrábamos en cafeterías, paseábamos, disfrutábamos del gótico inglés, de toda esa belleza”, ha relatado Boshírov.

Además aseguran que no conocían nada sobre los Skripal antes de la polémica.

También, en la entrevista realizada por la directora del grupo RT, Margarita Simonián, hablaron de lo ocurrido luego del escándalo “Después de que nuestra vida se convirtiera en una pesadilla, no sabíamos qué hacer, a dónde ir: ¿A la Policía, al Comité de Investigación, a la Embajada del Reino Unido (en Moscú), al FSB? (…) No podemos salir a la calle, tenemos miedo, tememos [por nuestra vida] y estamos preocupados por nuestros familiares y las personas que nos conocen”.

Ambos dijeron ser empresarios del fitness y la alimentación deportiva, sin dar más detalles y negando ser agentes del Departamento Central de Inteligencia de Rusia (GRU, por sus siglas en ruso).

Asimismo, esperan que toda la situación se resuelva y que la prensa se disculpe “por todo lo que provocaron y encuentre a las personas que realmente están implicadas en el caso Skripal”.

Comments

Comments are closed.