La palabra “socialista” se está poniendo de moda nuevamente en Estados Unidos en 2018. Ya “no es un suicidio político” utilizar esta palabra en plena carrera electoral para las legislativas que se realizarán en el mes de noviembre.

Según reseñó el diario El Confidencial, varios candidatos a cargos electos en todos los niveles se califican como “socialistas” y anunciaron el apoyo del partido Socialistas Democráticos de América (DSA en sus siglas en inglés) a sus candidaturas.

El candidato al senado por Maine Zak Ringelstein es uno de los “socialistas”, al igual que la postulante a congresista por Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, quien ganó las primarias en el mes de julio.

No obstante, la actriz Cynthia Nixon, quien es candidata a gobernadora por el estado de Nueva York se llama “socialista” con total despreocupación. El profesor de Políticas y Gobierno de la Universidad de Maryland, David Karol, manifestó que “es un crecimiento rapidísimo, pero no deja de ser una proporción muy pequeña de candidatos“.

Añadió que “todavía es arriesgado políticamente definirse como socialista en este país, aunque es cierto que se está viendo un cambio de percepción sobre todo entre los votantes más jóvenes, para quienes la Guerra Fría no es una referencia”.

“Lo cierto es que la inmensa mayoría de los demócratas no usarían esa etiqueta jamás, pero el hecho de que haya aunque sea unos pocos que sí lo hagan es sin duda significativo”, destacó.

Por su parte, algunos candidatos demócratas se han dado cuenta del giro que ha habido sobre la percepción del “socialismo”, al apoyar programas que benefician a los ciudadanos. No obstante, estos políticos no menciona la palabra para no generar controversias.

Comments

Comments are closed.