Este martes, pensionados y jubilados marcharon hasta la sede de la Defensoría del Pueblo como medida de protesta por la falta de medicinas, de alimentos y dinero en efectivo.

En ese sentido, una comisión de pensionados ingresó a la Defensoría del Pueblo para entregar documento con sus exigencia: “Pago completo y en efectivo”.

Asimismo, los abuelitos fueron custodiados por efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Cabe resaltar que esta es la cuarta protesta que realizan los adultos mayores desde el 1 de septiembre.

Al menos una centena de pensionados se concentraron en una plaza del centro de Caracas y marcharon hasta el despacho del defensor del pueblo, Alfredo Ruiz, a quien demandaron protección ante los supuestos abusos del Estado.

Esto es mucha humillación, esto no funciona prácticamente, (estamos) muy humillados los pobres viejos, que trabajamos tantos años”, dijo a periodistas la pensionada María Valiz, de 93 años desde la concentración.

Luis Cano, coordinador del Frente Unido en Defensa de los Jubilados y Pensionados, exigió al Gobierno no limitar el derecho a la protesta y pidió a los adultos mayores a no acostumbrase a la pobreza.

“El Gobierno tiene que entender que hay dos economías, una en efectivo y otra con tarjeta“, dijo al tiempo que destacó que los pensionados se mantendrán en las calles “de manera pacífica” e informó que se entregó en la Defensoría del Pueblo un documento para exigir protección.

En tanto que el abogado y activista de derechos humanos Rafael Narváez señaló que los jubilados están “muy sentidos por el engaño”. “Les duele más (el engaño) que decirles que no hay plata (dinero) en el Banco Central (para los pagos en efectivo)”, añadió.

Uno de los pensionados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss) que asistió a la marcha aseguró que “estamos muriéndonos por falta de medicinas, por eso estoy aquí e iremos a todas partes. Ese 40% que cobramos no alcanza para nada“.

Por su parte, una jubilada resaltón que “Maduro no tiene ni respeto por estas caras, ahora gobierna a los viejos. No es posible que después que trabajamos toda una vida tengamos que ir hacer cola tres veces al mes”.

Mildred, una mujer de 65 años, precisó que quiere que “se respete la dignidad de las personas. Trabajé toda mi vida en el sector bancario. La mayoría de la tercera edad necesita efectivo. Gracias a Dios yo puedo transferir, pero con la pensión no se puede pagar seguro, medicina, alimentos“.

Con información de EFE.

Comments

Comments are closed.