Cruzar las trochas de Guarero y Paraguachón, en el municipio la Guajira, tiene su precio. En la frontera del Zulia con Colombia, las mafias clandestinas deciden quiénes cruzan y quiénes no, según reseña Versión final.

Quien no cuente con bolívares en efectivo no ve bajar la cuerda que tranca el tránsito del atajo hacia Colombia. En medio de la informalidad, un cartel de cartón es lo que precisa el monto que debe cancelar cada vehículo que desee pasar.

Según el tipo de transporte, la tarifa varía en los peajes clandestinos. Diferenciados en bolívares fuertes y soberanos, las cifras escritas a mano resaltan: quien maneje una moto debe pagar 2 bolívares soberanos o 200 mil bolívares fuertes. Mientras que el conductor de un carrito debe cancelar 10 bolívares soberanos, es decir 1 millón de los antiguos bolívares.

Conforme sea el tamaño del vehículo el precio por bajar “el mecate” aumenta: por ejemplo, las camionetas y los jeeps Toyota deben gastar 20 bolívares soberanos en papel moneda. Así mismo, los choferes de las busetas y los camiones 350 requieren de 30 bolívares soberanos.

Los peajes más costosos los pagan los camiones 750, con un monto de hasta 50 bolívares soberanos.

Las cifras las mostró, a través de su cuenta en Twitter, el comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral Occidental, Fabio Zavarse Pabón, quien destacó que se han incautado 70 millones de bolívares fuertes en los desmantelamientos de peajes clandestinos.

El comandante Zavarse también informó que en los patrullajes, presididos por efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, se han decomisado 2700 litros de combustible y 800 cajas de cerveza.

Pese a que los uniformados continúan en el operativo de fiscalizar las actividades ilícitas que reinan en la frontera, las mafias parecen gobernar de forma paralela, agotando todas las maneras de lucrar clandestinamente.

Comments

Comments are closed.