Un vuelo sin escalas de Perth, en el oeste de Australia, a Londres operado por la aerolínea australiana Qantas se vio obligado a dar la vuelta alrededor de dos horas después de haber emprendido el viaje de 17 horas debido a un pasajero problemático, informaron hoy.

El pasajero del Boeing 787-9 Dreamliner QF9 fue supuestamente esposado y sacado del avión por la Policía después de que el avión regresara a Perth el sábado por la noche.

Los pasajeros dijeron a la cadena nacional ABC que el hombre había estado actuando de forma extraña y se había encerrado en el baño durante más de una hora poco después de despegar en uno de los vuelos de pasajeros más largos del mundo. Cuando finalmente salió, empezó a gritar a los otros pasajeros y a enfrentarse buscando pelea.

La pasajera Christine Kohli dijo a ABC que la tripulación de cabina pidió ayuda a los pasajeros para tratar de calmar al hombre. “Solicitaron ayuda a algunos pasajeros varones. Entiendo que estaba atado en la parte trasera del avión“, relató.

La policía informó que un hombre de 32 años fue sacado del vuelo y que estaba siendo interrogado.

Qantas tuvo que reprogramar el vuelo para hoy, ya que intentarlo de nuevo el sábado habría retrasado a los miembros de la tripulación más allá de la hora a la que se les permite trabajar diariamente. Qantas se ha disculpado por las molestias causadas a los pasajeros, pero dijo que tiene tolerancia cero con respecto a los comportamientos conflictivos a bordo de sus aviones. DPA

Comments

Comments are closed.