A través de un video reportaje publicado por el programa Testigo Directo de Caracol Internacional, se exhibieron las consecuencias que ha dejado la crisis política, social y económica en Venezuela que ha obligado a familias enteras a separarse por el simple hecho de no tener que comer mañana.

Familias separadas por diversas causas, con destinos diferentes, con distintas posibilidades, pero “tragedias iguales” como reza la canción de Rubén Blades.

En el trabajo audiovisual, la periodista Camila Camargo conversó con diferentes familias, quienes han tenido que ver partir a una persona cercana, por los problemas que actualmente existen en el país, alegando que en Venezuela “no hay futuro para los jóvenes”.

“Llevan una maleta cargada más de esperanzas que de ropa. Ganas de trabajar, comer y vivir mejor. Aunque el miedo sea el principal equipaje, salen de Venezuela odiando al único responsable de su tragedia migratoria: Nicolás Maduro”, explica Karla Salcedo Flores, quien atestiguó el adiós de miles de familias.

“Es una cosa que tienes que vivir para describirla: sentía que el corazón se me desgarraba. Yo todavía lloro, no me he recuperado”, comentó una madre que se separó de su hija.

Comments

Comments are closed.