Analistas pusieron ayer en duda que exista una total apertura del mercado cambiario, como anunció el gobierno venezolano, ya que el BCV centralizará las divisas que produce PDVSA, la principal empresa que las genera.

El dipitado opositor y economista José Guerra dijo que el nuevo esquema no cuenta con dólares del PDVSA, por lo que el mercado se moverá con oferta y demanda de particulares.

“Un nuevo convenio cambiario sin oferta de dólares es como hacer un arroz con pollo sin pollo“, manifestó en Twitter.

A la vez, el analista Asdrubal Oliveros, de la firma Ecoanalítica, criticó que se considere el nuevo mecanismo como de libre convertibilidad de la moneda.

“El Gobierno habla de libre convertibilidad y muchos piensan en el fin del control de cambio. Nada más lejos de la realidad. En boca del chavismo la ‘libre convertibilidad’ implica aceptar sin chistar el Dicom (tasa de cambio oficial) sin tomar en cuenta las condiciones que impactan oferta y demanda”, señaló.

El control de cambio fue impuesto en marzo de 2003, después de una huelga general de 60 días, y transitó etapas de severas sanciones para las operaciones en el mercado negro.

Comments

Comments are closed.