Javier Cordero, médico del Instituto Hospital Universitario de Los Andes (IAHULA), denunció que además de la falta de insumos, equipos inoperativos, deterioro de la infraestructura y falta de personal, también se le ha sumado la problemática de diversos hechos delictivos que tiene azotada la zona, y van desde hurtos hasta a robos de pacientes y trabajadores del inmueble.

Asimismo, según reseñó Caraota Digital, el profesional de la salud explicó que los delincuentes se llevan equipos celulares, medicamentos y todo lo que esté a su alcance sin importarles que, quienes se encuentran allí, reciben asistencia médica a medias a consecuencia de la crisis hospitalaria que enfrente el país. Además, indicó que no se han presentado formalmente las denuncias ante las autoridades competentes porque no confían en ellas.

Por otro lado, Cordero acotó que hace poco tiempo fue abordado por dos delincuentes armados que se encontraban abordo de una moto cuando se encontraba camino a su hogar. “Me quitaron el celular, el cual es para los médicos una herramienta de trabajo porque calculamos índices y tablas, incluso para estudiar”, lamentó.

No obstante, no solo el Hospital Universitario es visitado por el hampa, sino que también el Hospital Sor Juana Inés de la Cruz atraviesa una situación parecida. Tras la falta de transporte, tanto pacientes como familiares, personal y estudiantes pertenecientes a la Universidad de Los Andes, han tenido que caminar por la zona, por lo que muchos son atracados a diario, aseveró Cordero.

Comments

Comments are closed.