Una adolescente venezolana de 17 años de edad, se encuentra siendo investigada por las autoridades de Colombia por su presunta implicación en el asesinato de un septuagenario en el sector La Playita, en el barrio Manuela Beltrán, el pasado lunes.

El hombre, identificado como Jesús María Sepúlveda Ortiz, de 76 años de edad, falleció luego de recibir varios golpes en la cabeza, tras adentrarse en una zona boscosa y desolada con la joven de Venezuela.

En la actualidad, este caso cuenta con dos versiones. La primera ofrecida por la victimaria, quien alega que el hombre de tercera edad le había pedido que lo acompañara a pagar una deuda, pero que tras entrar a la zona, el hombre empezó a manosearla antes de intentar asfixiarla.

“Según ella, cuando iban caminando, el señor sacó un papel e hizo una oración extraña y luego la lanzó al piso, la manoseó e intentó asfixiarla. Así que como pudo agarró una piedra y lo golpeó varias veces en la cabeza. Estando herido, se le subió y lo asfixió”, comentó una habitante, según lo reseñado por el diario La Opinión.

25 minutos después de haber ingresado a los matorrales, la adolescente salió del lugar corriendo, en estado de shock y con rastros de sangre en la ropa, asegurando que Sepúlveda había intentado violarla y asesinarla, por lo que se vio en la necesidad de defenderse.

Algunos vecinos salieron de sus casas a socorrerla, mientras la joven repetía una y otra vez su versión de la historia mientras esperaban a la policía.

Luego de que llegarán los funcionarios policiales y dieran con el cuerpo del difunto, pudieron constatar que el hombre tenía consigo un morral en el que tenía un cuchillo nuevo, un martillo, ropa, una toalla, jabón de baño y unas hojas con oraciones religiosas, al parecer con los pasos a seguir para asesinar a su víctima. Sin embargo, los hijos del difunto alegan otra versión.

Estos señalan que la venezolana que mató al anciano convivía con él desde enero de este año, en la calle 15 con avenida 7, en el barrio El Páramo. “Eso fue por robarle la plata que él tenía. Mi papá prestaba dinero. Cargaba siempre una Biblia y oraciones de la iglesia adventista a la que pertenecía”, dijo uno de los hijos.

Comments

Comments are closed.