Durante muchos años, se han buscado las formas de bajar de peso, pero unos investigadores de los Estados Unidos, descubrieron que no es tanto la comida que se consume, sino la hora en que lo hacemos.

Científicos del Instituto Salk, California, aseguran en un estudio publicado en el Science Daily, que restringir el acceso diario por 10 horas de los alimentos, permite resolver problemas de salud.

Por su parte, Satchidananda Panda, profesora del Laboratorio de Biología Reguladora de Salk, manifiesta que, para muchos, el día comienza “con una taza de café en las manos, y termina con un refrigerio, antes de dormir, pero privarse por 10 horas de los alimentos, puede llevar a una mejor condición de salud”.

EL EXPERIMENTO

Científicos, monitorearon el comportamiento de ratones con los genes responsables de controlar sus relojes biológicos desactivados, durante las 10 horas estipuladas, para verificar si el consumo de algún alimento beneficiaba o no, a estos roedores.

El experimento consistió en que un grupo de ratones, tenían comida durante todo el día, mientras que otro grupo, tenía la misma cantidad de calorías, pero solo por 10 horas. Se descubrió que, los roedores que tenían alimento permanente se volvieron obesos, y con enfermedades metabólicas, mientras que el resto gozaba de buena salud.

Se concluyó que, estas 1 horas de ayuno, pueden ayudar a restablecer el equilibrio tanto interior, como exterior, reseñó RT.

Comments

Comments are closed.