El director Ejecutivo de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, señaló este jueves que en Nicaragua a raíz de “la violencia generada por la pareja de Ortega y Murillo provocó un éxodo de migrantes hacia Costa Rica, el caso de Venezuela es distinto porque es una migración por hambre y salud“.

Asimismo, indicó en rueda de prensa que “en Venezuela hay una dictadura sanguinaria. Los países aunque están conscientes que albergar un éxodo masivo de venezolanos en países como Ecuador y Argentina puede incidir en la economía, pero que lo reconozcan y acepten es un paso importante“.

“Buscamos que los niños puedan acceder a colegios, que hayan permisos para trabajar. Es necesario unos criterios uniformes para los venezolanos que están huyendo de Venezuela“, destacó.

Sostuvo que la manera de superar la situación es “redoblando los esfuerzos para presionar a ese régimen. Lograr sanciones a nivel regional. Que se hable del tema en el Concejo de Seguridad de la ONU es el paso a seguir”.

“Hay que hacer todo lo posible para evitar que se consolide una dictadura similar a la de Cuba en la región como se pretende hacer. Aún hay tiempo para obligar al régimen a retroceder”, manifestó.

Precisó que “todos los días la dictadura se la pasa negando que hay una crisis humanitaria y que existe un éxodo. Se inventaron una comedia diciendo que los venezolanos buscan regresar a su país. Se ríen y burlan de su pueblo impunemente”.

 

Comments

Comments are closed.