El Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso el jueves sanciones a cuatro personas y cinco compañías acusadas de mediación entre el régimen sirio y el grupo Estado Islámico (EI) y por el suministro de combustible y armas a Damasco.

En ese sentido, se incautan todos los bienes y fondos de las personas y entidades sancionadas, mientras que a los ciudadanos estadounidenses se les prohíbe comerciar con ellos, anunció el Tesoro en un comunicado.

Muhammad al-Qatirji y la compañía que dirige, Qatirji Company, están acusados de actuar como intermediarios entre el régimen de Assad y el grupo EI, particularmente para suministrar petróleo a los territorios ocupados por los yihadistas islámicos.

La administración estadounidense también los acusa de transportar armas y municiones en nombre del régimen bajo la apariencia de actividades de importación y exportación de alimentos y afirman que este tráfico es supervisado por los servicios de inteligencia sirios.

También se sancionó a un intermediario con base en Siria, Yassir Abbas, acusado por la administración Trump de facilitar las importaciones de combustibles y armas desde Irán a la Fuerza Aérea Siria.

El Tesoro también ha sancionado a compañías e individuos que operan en Siria, así como en el Líbano y los Emiratos Árabes Unidos para proporcionar suministros al régimen sirio como petróleo, combustible y gas licuado. Son la empresa libanesa Abar Petroleum Service, Sonex Investments y Nasco Polymers, así como dos personas: Adnane Al-Ali y Fadi Nasser.

Por último, fue castigada además la compañía International Pipeline Company, con sede en Emiratos Árabes Unidos, por facilitar los pagos desde Siria, justificó el Departamento.

EEUU RESPONDERÁ EN CASO DE ATAQUE QUÍMICO

La embajadora estadounidense, Nikki Haley, recordó que la actual Administración ya ha respondido militarmente en dos ocasiones a sendos usos de armas químicas por parte del Gobierno de Bachar al Asad y dejó claro que está dispuesta a volver a hacerlo.

“Queremos aprovechar esta oportunidad para recordar a Al Asad y a sus socios rusos e iraníes: no quieran apostar contra EE.UU. respondiendo otra vez“, amenazó Haley.

El pasado abril, EE.UU., en coordinación con Francia y el Reino Unido, lanzó un centenar de misiles contra instalaciones sirias tras acusar al régimen de un ataque químico en la ciudad de Duma.

Un año antes, Washington ya había bombardeado bases sirias en respuesta a otro supuesto uso de armas químicas, entonces en la localidad de Jan Shijún.

“Un nuevo uso de esas armas por parte del régimen de Bachar al Asad no quedará sin castigo”, avisó hoy el embajador francés ante la ONU, Francois Delattre, que recordó que las investigaciones internacionales han demostrado que Damasco ha seguido usando químicos como el cloro en la guerra a pesar de haberse comprometido a destruir su arsenal.

Comments

Comments are closed.