El departamento peruano de Madre de Dios, zona fronteriza con Brasil, se ha convertido en la nueva puerta de los migrantes venezolanos para entrar al Perú tras la creciente demanda de ingresos por la frontera con Ecuador, según informó este martes el diario “La República“.

“Llegué (a Madre de Dios) hace cuatro días. Gasté 200 dólares en transporte. Hay quienes no tienen suficiente dinero y se van quedando a mitad del camino. Es muy difícil esta situación”, contó una venezolana de 23 años al diario.

Según las autoridades de Madre de Dios, a más de 600 kilómetros al este de Lima, en los últimos 10 días se han tramitado 500 solicitudes de refugio y hasta ahora hay 5 mil venezolanos viviendo y trabajando en el departamento amazónico.

Para llegar a Madre de Dios, los venezolanos cruzan Brasil en autobús por las localidades de Boa Vista, Manaos y Río Branco y después acceden por la ciudad peruana de Iñapari.

“Son siete días de viaje, de bus en bus. Amigos que ya están viviendo en el Perú nos comentaron que esta ruta era buena porque no hay tanto venezolano y es más fácil ingresar”, agregó la joven inmigrante.

Hasta el momento el Gobierno local de Madre de Dios no tiene problemas con el ingreso de venezolanos por su zona fronteriza, pero se alista para cuando sea masivo.

Desde enero de 2017 han llegado poco más de 400 mil venezolanos al Perú, que se convirtió en uno de los destinos favoritos para quienes escapan de la crisis de Venezuela por las facilidades de ingreso y estadía que ofrece. Migraciones estima que la cifra superará el medio millón a comienzos de noviembre. DPA

Comments

Comments are closed.