¿Te ha pasado que de repente tu celular se apagó y no prendió más? Bueno, las muertes prematuras de los teléfonos se pueden evitar.

Sin embargo, debes seguir una serie de consejos básicos cada día para evitar el mal uso del mismo: la batería, la pantalla o las aplicaciones que tengamos instaladas, reseñó El Confidencial.

  • El sol: Un consejo básico para no acortar la vida de los dispositivos es no exponerlos a la luz del sol. Si lo hacemos, sus componentes, externos e internos, se calentarán de forma innecesaria y se degradarán, además si los estamos usando la temperatura aumenta. Esto se debe a que las baterías de litio se degradan con el calor.
  • Pantallas rotas: Para evitar que la pantalla se raye o se parta, es recomendable una funda que se adecue al tamaño. Mejor si es de tapa, de las que se abren por un lateral. Ahora si ya está rayada y no son muy profundos, podemos echarles pasta de dientes para taparlos. Vertemos un poco en un paño húmedo y frotamos con cuidado hasta que veamos que la rotura se hace más pequeña o que desaparece. Luego, limpiamos los restos con otro paño.
  • Manos limpias: lo mejor es usar el móvil con las manos limpias ya que los sucios también llega a los puertos o ranuras, por ejemplo, el del cargador. Sin embargo, si tus dedos interactúan con otras superficies y posteriormente manipulas el celular, es recomendable comprar las pantallas transparentes que existen en el mercado y que son como una pegatina, que actúan de barrera entre el terminal y nuestras manos.
  • Problemas con el cargador: si el cable no se introduce bien en la ranura, hay un truco casero para ponerlo como nuevo que es coger un palillo y envuelve un poco de algodón en una de sus puntas. Introdúcelo y empieza a rascar con cuidado hasta sacar la suciedad acumulada. Además, un cargador defectuoso o en mal estado hará una carga ineficiente
  • Batería: no hay que esperar a que el teléfono esté al 0% de batería para cargarlo. Ahora si llega al 100%, hay que desenchufarlo ya que sino el cargador seguirá funcionando poco a poco para mantener ese porcentaje; y esto afectará a la duración a largo plazo del terminal. También no es recomendable dejar el teléfono enchufado toda la noche.
  • Aplicaciones: son muchos los que critican las llamadas ‘apps’ de optimización, porque no ayudan realmente a mejorar el funcionamiento del móvil para que dure más. La clave está en que, si tenemos que instalar una nueva aplicación para limpiar, el sistema va más lento y consume más batería. Por tanto, el móvil se usa más y es más posible que muera antes. Además, algunas actúan de forma muy sospechosa. Por ejemplo, ayudan a reducir el sobrecalentamiento de la CPU cerrando aplicaciones, pero para reducir la temperatura hace falta un poco más de tiempo del que tarda en cerrar un par de ‘apps’.
  • Cuando se moja: otro mito es el de meter un móvil mojado en arroz para que absorba la humedad. Para que esto fuera cierto, deberíamos desmontarlo y desplegar todas las piezas internas por el cereal. También, dejarlo así durante más de un día. Y eso no significaría que volviera a funcionar igual. Tampoco hay que meterlo en el microondas para secarlo o acercarlo a cualquier otra fuente de calor.

Comments

Comments are closed.