Un medio colombiano activa la alerta por el número de mujeres que viajan a Venezuela por operaciones estéticas y terminan encontrando graves complicaciones, secuelas y hasta la muerte.

Tal es el caso de Wanda Ayline Carrillo Romero, de 25 años, una esteticista que viajó de Cúcuta a San Antonio, en Venezuela para someterse a una liposucción luego que una amiga le recomendó una clínica a la que dijo que acudía regularmente. En el procedimiento uno de sus pulmones fue perforado, lo que le produjo la muerte.

Tras la noticia, se conocieron más historias dramáticas de colombianas que sufrieron graves consecuencias luego de cruzar la frontera para hacerse “retoques”.

Una de las mujeres, identificada como María Luisa, relató: “Me quería aumentar el tamaño de los senos y acudí a un centro médico de San Cristóbal. Me dijeron que me iban a aplicar unas vitaminas que no producían efectos adversos, yo no sabía que eran biopolímeros y me inyectaron en los senos, yo no sé para qué me hice eso, por vanidad o por estúpida. Nueve meses después mis senos se empezaron a inflamar, se tornaron color rojo y varios días después la piel se fue carcomiendo, comencé a supurar, se me abrieron los tejidos y se me formaron unas llagas grandes”.

Otra paciente relató que casi muerte luego de operarse en San Antonio. “Después de la cirugía me tocó venirme para Cúcuta caminando. Sangré mucho en el camino. Estoy viva de milagro y aquí estoy contando para que no le suceda a otro lo que a mí me pasó. Hoy tengo un seno duro y el otro aguado”, recuerda.

“Creí que me estaba operando un cirujano estético certificado y resultó ser un empírico. La liposucción que me hizo me perforó el intestino grueso y el abdomen me quedó hueco y horrible”, comentó otra paciente en los relatos que reunió La Opinión.

Dado el diferencial cambiario, las mujeres colombianas aprovechan de operarse al otro lado de la frontera, sin embargo, expertos señalan algunas recomendaciones a tomar en cuenta:

1. Verificar que es un médico en Venezuela o en Colombia

2. Verificar que el médico sea especialista en un área afín a la estética

3. No dejarse influenciar por amigos o familiares o por redes sociales.

4. Que los insumos que van a ser utilizados sean abiertos delante del paciente.

5. Confiar en la intuición.

6. La vida y la salud no tienen precio ni valor.

7. Es más costoso corregir una complicación estética y muchas de ellas son incorregibles y permanentes.

Comments

Comments are closed.