Las mujeres han tomado el poder en distintos sectores de la sociedad venezolana, incluyendo los liderazgos negativos, como los de las bandas delictivas en el país. Según Magally Huggins Castañeda, psicóloga social y criminóloga, el Estado “vendió la imagen de una mujer vulnerable y adaptó programas sociales para quienes en su momento consideró las más desasistidas, pero nunca pensó que esa posición de susceptibilidad en una sociedad, por demás precaria, la hiciera escalar y la llevara a pensar en otros intereses. Ahora vemos el empoderamiento de la mujer que decidió actuar en el oficio delincuencial, una etiqueta que identificaba solo al hombre”.

Los ejemplos se han visto en medio de la criminal que se vive en la capital: tres mujeres robaron una unidad de transporte público en la Av Andrés Bello un miércoles en hora pico, una joven robó galletas y un helado en una panadería en Los Cortijos… estas escenas aumentan en número cada día.

“La impunidad las estimula a continuar. Solas o acompañadas se ha evidenciado una creciente participación de féminas que formaron parte de bandas organizadas, ahora encabezan su propia organización”, agregó la criminóloga consultada por El Nacional.

Por su parte, el abogado y criminólogo Fermín Mármol García, señaló: “El papel clásico de la mujer en el mundo criminal se ha visto fracturado. La mujer solía encubrir los actos delictivos de su compañero de vida, padre o hijo. Otra de sus funciones solo era de correo o mula del crimen: llevaba dinero ilícito, drogas, armas, municiones y fe de vida de un secuestrado. Era cuidadora de víctimas en cautiverio o criminales heridos durante enfrentamientos con policías o entre bandas”.

Comments

Comments are closed.