LONDRES (AP) — El Manchester United restó algo de la presión que se había acumulado en torno de su técnico José Mourinho a raíz de un par de derrotas seguidas. Pero el triunfo ante un rival que lucía fácil en el papel no disipa todas las dudas sobre el equipo del estratega portugués.

Romelu Lukaku marcó un doblete en el primer tiempo para que el United se impusiera el domingo 2-0 al Burnley en la Liga Premier inglesa.
Pese a los tantos del belga, el panorama se dificultó en el complemento, cuando el arquero del Burnley, Joe Hart, atajó un penal ejecutado por Paul Pogba. Además, los Red Devils perdieron a Marcus Rashford, quien recibió la tarjeta roja por conducta violenta apenas 11 minutos después de ingresar como sustituto.

Tras la derrota ante el Tottenham, Mourinho enfureció en la conferencia de prensa, de la que se marchó abruptamente exigiendo respeto. Hoy, lució más sereno, incluso antes de enfrentar al Burnley, y la actitud habría dado recompensas en la cancha.

Mourinho estará particularmente complacido por la mejoría que mostró el Man U a la defensiva. Por primera vez, dejó en cero al rival.  Tanto el estratega portugués como sus dirigidos llegan a una pausa de una semana por la fecha FIFA con la confianza en que han dejado atrás el peor comienzo del club en 26 años dentro de la Premier.

Comments

Comments are closed.