Tras el fracaso de las negociaciones entre Estados Unidos y Canadá sobre el Nafta en el plazo dado por Donald Trump, el presidente estadounidense siguió echando leña al fuego: “Amo a Canadá, pero se han aprovechado de nuestro país muchos años!”, tuiteó este sábado.

Este viernes vencía el plazo para que Canadá se sumara a un acuerdo previo alcanzado entre México y EEUU, para integrar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN/Nafta), pero tras un maratón negociador durante toda la semana, los dos países no se pusieron de acuerdo.

Sin embargo Trump comunicó después al Capitolio que dejaba la puerta abierta a un acuerdo con el vecino del norte en los próximos 30 días.

Se cree que una indiscreción pudo haber contribuido al fracaso de las negociaciones. En una entrevista concedida el jueves a la agencia Bloomberg, Trump habría dicho “off the record” que no estaba dispuesto a hacer concesiones a Canadá y que el acuerdo final sería en sus términos. Sin embargo, el diario canadiense “The Toronto Star” publicó sus palabras el viernes.

Trump se quejó en Twitter de que se filtraran, pero después las reconoció. “¡Al menos Canadá sabe dónde estoy!”.

El representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y la ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, los jefes negociadores de ambos países, habían negociado casi sin pausa desde que la última llegó a Washington el martes. Pero tras el optimismo inicial, la ministra declaró el viernes que debía priorizar los intereses de su país.

No está claro si el Congreso aprobará ahora un acuerdo bilateral sólo con México y sin Canadá. En el caso de que no haya acuerdo, Trump ha anunciado más aranceles para el país vecino. México ya llegó a un acuerdo bilateral con Washington el pasado 27 de agosto.

Las prisas de Trump para extenderlo a Canadá se deben a que su Gobierno y el de Enrique Peña Nieto en México quieren firmarlo antes de que el mandatario mexicano ceda el testigo a Andrés Manuel López Obrador, que asume la presidencia de México el 1 de diciembre. A Trump, además, le interesa rubricar un pacto antes de que los demócratas puedan ganar más peso en el Congreso en las elecciones legislativas de medio mandato de noviembre en Estados Unidos.

Si no lo hace, Trump tendrá seguramente problemas con el Congreso, que en su día le dio autorización para renegociar el Nafta, no para desmontarlo ni para negociar un tratado bilateral con México. Legisladores republicanos y demócratas han insistido en ello en los últimos días.

Comments

Comments are closed.