Los ex presidentes estadounidenses Barack Obama y George W. Bush pronunciaron este sábado emotivos discursos durante el funeral del senador republicano John McCain en Washington, en homenaje al que fuera rival de ambos en diversas contiendas electorales.

“El presidente Bush y yo estamos entre los pocos afortunados de haber competido contra John al nivel más alto de la política”, dijo Obama en su discurso en la Catedral Nacional de Washington.

Obama venció a McCain en las elecciones presidenciales de 2008, cuando concurría como candidato de los republicanos, mientras Bush se impuso al senador en 2000 en las primarias de su partido para competir por la presidencia.

“Nos hizo mejores presidentes, así como hizo un Senado mejor o un país mejor”, señaló Obama. “Qué mejor manera que arrancar una última risa que tener a George y a mí diciendo cosas bonitas sobre él a toda la nación”, bromeó.

Por su parte, Bush calificó a McCain de ser un hombre “honorable, que siempre reconocía que sus contrincantes seguían siendo patriotas y seres humanos“.

“A la cara de las autoridades, John McCain insistiría: Somos mejor que esto. Estados Unidos es mejor que esto”, añadió. Bush señaló que McCain “detestaba el abuso de poder” y que el respeto significaba más para él que cualquier medalla u honor.

Bush se refería posiblemente a la enemistad de McCain con el presidente estadounidense, Donald Trump, que no acudió al funeral. En lugar de ello, se fue a su club de golf en el vecino estado de Virginia.

Varios representantes de la Casa Blanca sí acudieron sin embargo a la ceremonia de hoy, aunque no estuvieron entre los oradores. Según los medios, la ausencia de Trump se debe también al deseo expreso de McCain de mantenerlo alejado de su entierro.

Trump y McCain estaban enfrentados dentro del partido y el senador era uno de los más duros críticos del presidente.

Trump rechazó además esta semana hacer ondear la bandera a media asta en honor del senador y veterano de guerra hasta que aconteciera su funeral. Sin embargo, después tuvo que rectificar ante la creciente presión.

La hija de McCain, Meghan, también arremetió contra Trump en su discurso. “Los Estados Unidos de John McCain no necesitaban volver a ser grandes porque siempre fueron grandes”, dijo entre lágrimas, burlándose del eslógan de la campaña del presidente Trump.

“Nos hemos reunido aquí para llorar la muerte de la grandeza estadounidense, la real y no la retórica barata del hombre que nunca se acercará siquiera al sacrificio que (McCain) hizo con tanta voluntad”, dijo, atacando a aquellos que “viven vidas de confort y privilegios mientras él sufría y servía” al país.

Se refería quizá a que mientras McCain fue veterano en Vietnam, donde cayó prisionero y fue torturado, Trump se negó a servir en el Ejército.

Más de 3 mil personas participaron en la ceremonia de este sabado, entre ellos destacadas personalidades de la política y la sociedad.

Tras el funeral, los restos mortales de McCain serán enterrados el domingo en el complejo del a Academia de la Marina en Annapolis, en el estado de Maryland, con honores militares. DPA

Comments

Comments are closed.