Mundo

Las prácticas que cambiará EEUU tras los “ataques” en Cuba

0

El Departamento de Estado norteamericano está acometiendo cambios para adecuar aspectos de seguridad y otros procedimientos tras los misteriosos ataques a la salud que asegura que sufrieron en Cuba 26 diplomáticos y familiares desde noviembre de 2016.

El Departamento dirigido por Mike Pompeo informó hoy del reporte de revisión de responsabilidades que en su día ordenó su antecesor, Rex Tillerson, y que este jueves fue enviado al Congreso. No se trataba de establecer la causa de los supuestos ataques, sino de evaluar la respuesta del Departamento a la situación que se generó.

El informe contiene 30 recomendaciones, que el Departamento de Estado asegura que ha aceptado y que está ya implementando. Algunas llevarán más tiempo y otras, asegura, precisan de actuaciones legislativas para tener lugar.

Entre los cambios a hacer está la creación de un nuevo cargo en el Departamento que sea responsable exclusivamente de este tema y de la asistencia al personal afectado por los sucesos en la isla.

La investigación “halló que los sistemas de seguridad del Departamento y los procedimientos fueron en general adecuados e implementados apropiadamente, aunque hubo vacantes significativas en la plantilla y algunas dificultades a la hora de compartir información y en comunicación”, señala el reporte. Añade además que no se comprobó “mala conducta” en ningún empleado del Gobierno estadounidense ni tampoco se halló a alguno que actuara de forma que contribuyera a los sucesos.

Estados Unidos asegura que los misteriosos ataques, que siguen bajo investigación, provocaron a los funcionarios pérdida de audición, mareos, zumbidos, dolores de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultades para dormir, entre otros síntomas. La administración de Donald Trump los califica de “ataques” pese a que sigue sin saberse el origen de este tipo de problemas de salud.

Inicialmente habló de “ataques acústicos”, pero el Departamento de Estado dijo después que consideraba otras posibilidades, como un ataque “viral”.

Washington decidió recientemente limitar a un año el tiempo que su personal diplomático permanece en Cuba por las “condiciones más difíciles” sobre el terreno. El Gobierno de Trump no acusa a La Habana de los presuntos ataques pero sí responsabiliza a su Gobierno de no proteger a los diplomáticos estadounidenses como le obliga la Convención de Viena.

Cuba, por su parte, ha acusado al Gobierno de Trump de mentir sobre los misteriosos ataques con la intención de dañar las relaciones entre los dos países, retomadas bajo el presidente Barack Obama.

DPA

Comments

Comments are closed.