Pasa en Venezuela

El drama que vivieron las venezolanas que eran explotadas sexualmente en Cartagena

0

Luego del descubrimiento de una red de explotación sexual en Colombia en donde 23 venezolanas eran obligadas a prostituirse, salen a la luz detalles del drama que vivían. Los “jefes” de la organización utilizaban como fachadas restaurantes y heladerías para esconder sus negocios ilícitos en el sector El Amparo.

Los delincuentes también anotaban en libros contables las “deudas” de las mujeres, a quienes le retenían sus documentos.

Algunos vecinos relataron que las venezolanas pedían auxilio. “A varias las ayudé, se quedaban en mi casa unos días (…) luego iban a su vida en libertad”, dijo un hombre, quien agregó que las mujeres comentaban los abusos que sufrían.

CHICA LINDA

En el operativo de allanamiento en el que quedó desmantelada la red de prostitución, fueron registradas tres discotecas que funcionaban clandestinamente como burdeles, de los cuales, destacó el establecimiento “Chica Linda”.

Registrado en el año 2005 “para el expendio de bebidas alcohólicas para el consumo dentro del establecimiento”, se pudo conocer que poseía pasillos ocultos que conectaban a los otros dos burdeles: Bar Cacique Show y el Maracana Disco Bar Show, esto con el fin de evadir las autoridades cuando patrullaban por la zona.

Catalogado como el más “exitoso”, trascendió que una de sus mejores épocas fue durante la construcción de la Refinería de Cartagena (Reficar), que resultó ser uno de los desfalcos más grandes de Colombia, según lo reseñado por El Espectador.

¿CÓMO FUNCIONABA?

Un exempleado de la refinería relató que era común encontrar a los trabajadores en este local, sobre todo en las fechas de pago.

“Uno iba a Chicas Lindas en aquella época y se encontraba con medio Reficar. Nos saludábamos y los fines de semana salíamos muy borrachos porque cada vez que ingresaba un compañero al lugar gastaba una botella para todos los conocidos”, comentó.

Explicó que si una mesa ordenaba una botella de whisky, tenía derecho a un baile con dos mujeres que terminaba en desnudo. En cambio, si la botella era de aguardiante o ron, el baile era con una sola mujer.

Asimismo, trascendió que aunque los bailes comenzaban a las 10:00 pm, a alrededor de las 2:00 am estos subían de tono. Para entonces, los clientes podían subirse a la tarima y mantener relaciones sexuales con las bailarinas ante la vista de los asistentes, quienes le arrojaban agua fría. Si la persona no resistía el acto, se bajaba.

“En el sitio todo giraba también en torno al licor. Las muchachas ganaban por trago. Uno las invitaba a tomar y ellas por lo general pedían champaña o vino, que cuestan más. Por cada trago que uno les pedía, ellas ganaban una comisión”, contó otro cliente al portal colombiano, al reconocer que las mujeres estaban constantemente vigiladas por los proxenetas.

Otro visitante, por su parte, relató cómo estaba dividido el espacio para sostener los encuentros sexuales: “Las mujeres tenían en Chicas Lindas un espacio privado donde vivían. Y en otro lado, atrás de la tarima, había una puerta que llevaba a un segundo piso donde se tenía sexo. Había una caja donde se pagaba y se asignaba la habitación con cama, baño y aire acondicionado. Cuando estaba todo muy ocupado se subía a un tercer piso en la zona de lavandería para tener relaciones”.

Entre los testimonios, se pudo conocer que media hora con una mujer tenía un costo de 50 mil pesos -unos 16,59 dólares- en Cacique Show, mientras que en Chica Linda el servicio se elevaba a 150 mil pesos -49,77 dólares-.

Comments

Comments are closed.