Pasa en Venezuela

Así afectan las medidas económicas a las empresas españolas en Venezuela

0

Algunas empresas españolas que siguen operando en Venezuela se han visto severamente afectadas con el pasar de los años debido a la crisis económica por la cual atraviesa el país caribeño, situación que ha mermado significativamente miles de millones de euros en ingresos de sus filiales en empresas como Telefónica, Mapfre, BBVA o Repsol.

Desde la primera gran devaluación del bolívar en el año 2010 por parte del presidente, Hugo Rafael Chávez Frías, el cono monetario venezolano ha pasado a cotizarse con un valor cada vez más ínfimo en el mercado internacional.

La moneda ha perdido el 99,9999% de su valor en solo siete años en un contexto de hiperinflación, según lo reseñado por el diario El País.

Telefónica es la compañía española que más había perdido con las sucesivas devaluaciones en la nación petrolera desde hace algunos años.

Tan solo en el año 2015, la empresa ya reconocía una pérdida de más de 7.500 millones de euros en sus cuentas por las sucesivas devaluaciones, sin embargo, para mediados de este año, la empresa ya había reducido sus ventas en el país a 13 millones de euros, es decir, tan solo el 0.05% de la cifra de negocios del grupo empresarial, con la finalidad de amenizar las monumentales pérdidas.

Para Mapfre el impacto de la devaluación tampoco será elevado para mediados de este año, pues en el primer semestre del 2018, la aseguradora ya cifraba en solo 7,1 millones el patrimonio neto de las sociedades del grupo con operaciones en Venezuela, con lo que el impacto sobre el patrimonio de la nueva devaluación será mínimo.

De nuevo, la devaluación de la moneda local ya había dejado su factura previamente, pues en el ejercicio fiscal del 2016, la empresa española ya había sufrido una devaluación de activos del 88%.

El BBVA por su parte, también había anticipado en sus cuentas la devaluación de la moneda luego de varios años de pérdidas de ingresos, motivo por el cual, al cierre de este primer semestre, el BBVA había contabilizado una depreciación del bolívar del 98,2% en seis meses, por lo cual también redujo significativamente sus patrimonios en el país.

La línea de hoteles Meliá, es otra empresa española que ha venido sufriendo con mayor fuerza en sus cuentas el impacto de las sucesivas devaluaciones del bolívar.

En su caso, los mayores impactos los había reconocido en el ejercicio del 2015, con una pérdida de 212,4 millones de euros, debido a que el ingreso por habitación ocupada se había desplomado, situación que sigue cayendo y está situada en tan solo el 43,5%.

La industria de Repsol es un caso singular, ya que esta se trata de la compañía española con mayores intereses en Venezuela que utiliza como moneda funcional de sus negocios el dólar, por lo que no es la devaluación de la moneda la mayor de sus preocupaciones en el país.

Esta es la única empresa que señala que la depreciación del bolívar en el primer semestre “no ha tenido impactos negativos” en sus cuentas del primer semestre.

Al cierre del primer semestre, el patrimonio de Repsol en Venezuela ascendía a 795 millones de euros.

Esa exposición se ha reducido desde los 1.480 millones de cierre de 2017 que incluía fundamentalmente financiación en dólares otorgada a las filiales venezolanas.

Comments

Comments are closed.