Mundo

“Este no eres tú”: la conversación de Nikolas Cruz con su hermano tras la matanza

0

El joven Nikolas Cruz, acusado del asesinato de 17 personas en un tiroteo en una escuela secundaria de Parkland (Florida, EE.UU.), dijo a la policía cuando fue detenido que tenía un “demonio” dentro de su cabeza que le ordenaba “hacer daño a la gente”, según se ha conocido casi seis meses después de la masacre.

Lo que Cruz, de 19 años, le dijo al detective John Curcio el 14 de febrero de 2018 se ha mantenido fuera de la luz pública hasta este lunes, cuando la Fiscalía del condado de Broward divulgó una transcripción del interrogatorio.

Para hoy estaba previsto hacer públicos los vídeos del interrogatorio, pero la Fiscalía confirmó a Efe que finalmente no lo harán, pues necesitan aclarar algunas cuestiones judiciales.

Poco después del tiroteo en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Cruz fue detenido y luego pasó a ser interrogado por Curcio, al que confesó haber disparado con un fusil de asalto a alumnos y profesores dentro del centro del cual había sido alumno.

Cruz aseguró que fue una “voz” en su cabeza que escuchaba desde que su padre adoptivo murió la que le dijo la noche antes que “hiciera daño a la gente”.

Fue esa voz, que asegura que empezó a oír más a menudo tras la muerte de su madre adoptiva en noviembre de 2017, la que le sugirió tomar un Uber y dirigirse a su antigua escuela el pasado día de San Valentín.

“Para mí, es yo y mi lado malo”, dijo Cruz de la voz que oía en su cabeza.

“No me gusta el demonio. Tengo miedo”, repite el joven ante el detective de la oficina del alguacil del condado de Broward en una declaración contenida en 217 páginas, de las cuales 80 tienen algún contenido oculto.

Para tratar de eliminar esa voz en su mente, el joven confesó haber tomado “muchas drogas”, como “Xanax”, fármaco utilizado para crisis de angustia o ataques de pánico, y marihuana.

Además, trató de suicidarse dos meses antes de la masacre mediante una sobredosis de ibuprofeno, así como mediante la ingesta abusiva de alcohol, unos pensamientos suicidas que aseguró tener a menudo por su “soledad”, especialmente tras la muerte de su madre.

“Mátenme, simplemente mátenme”, dijo el joven cuando el detective salió de la sala para ir a buscar agua.

“Quiero morir. Al final no eres nada más que algo despreciable. Te mereces morir (…). Quiero morir”, repite en otro momento.

En un video de los interrogatorios, el hermano del autor de la masacre, Zachary Cruz, conversa con él. “Este no es quien eres, ¿qué crees que pensaría mamá?”, le pregunta, ante lo que él responde, “no soy un monstruo”.

“Te amo con todo mi corazón, eres mi hermano y te amo”, le dice ante lo que Nikolas rompe en llanto.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.