Mundo

Las historias de los sobrevivientes al terremoto de Indonesia

0

En menos de dos semanas se ha producido un segundo sismo en la isla Lombok, Indonesia, pero esta vez con mayor intensidad. Con una magnitud de 7 en la escala de Richter, las decenas de pérdidas humanas y estragos en infraestructuras son devastadores.

Bansal, un operario de una empresa de transporte en la zona de Senggigi, al noroeste de la isla, narró que en su pueblo natal hubo dos muertos, y su propia casa se vino abajo con ellos adentro.

“En Lombok se ha parado cualquier actividad”, comentó Bansal. Su jefe también se encontraba entre los heridos, y desconocía si seguía con vida. “Un cascote grande le cayó en la cabeza y se la abrió. Se lo llevaron al hospital. No sé si vive o no”, agregó.

Sanggigi es la principal zona turística de Lombok, que durante esta temporada suele estar llena de visitantes que buscan disfrutar de sus atractivas playas. Las calles por lo general lucen repletas de vendedores ambulantes que ofrecen pareos, colgantes, perlas o excursiones.

Sin embargo, este lunes las calles lucían vacías, los negocios cerrados y con muchas zonas sin servicio eléctrico, como consecuencia del temblor. Las actividades escolares y administrativas también se encuentran suspendidas temporalmente.

“La prioridad ahora es centrarse en nuestras familias, los negocios quedan para más adelante”, acotó Bansal.

Sam, un joven turista británico y residenciado en Corea del Sur, contó que intentaría llegar a Bali, otra isla turística vecina de Lombok. Explicó que había llegado justo un día antes del desastre y tras casi 20 horas de viaje decidió ir por un masaje en un salón de belleza, reseñó El País.

“Empezó todo a temblar. No me di cuenta de lo que era, no había vivido nunca ningún terremoto. Fueron las masajistas quienes empezaron a gritar que corriéramos, que nos marcháramos de allí. Salí por pies, literalmente… Iba descalzo. Solo al cabo de un rato me atreví a entrar otra vez a por los zapatos. Pero esta noche he dormido con ellos puestos, he aprendido la lección”, relató.

Ante los daños que sufrieron los hoteles, al punto de que varios fueron declarados como poco seguros, los turistas se dirigieron en masa al aeropuerto para buscar vuelos hacia el sur de la isla, donde los efectos del sismo fueron menores, o a la isla de Bali, al igual que Sam.

Mientras que el Gobierno indonesio dispuso de un buque militar para el envío de suministros de emergencia y la línea aérea de Garuda anunció que proveerá vuelos extra para permitir que quien desee abandonar la isla pueda hacerlo.

Comments

Comments are closed.