Pasa en Venezuela

Plantas eléctricas pasaron de ser un lujo a una necesidad para el zuliano

0

El uso de las plantas eléctricas, que anteriormente era un artefacto adquirido por pequeños comerciantes y empresarios en el estado Zulia, comienza a ser un producto al que acceden los ciudadanos comunes que igualmente se ven afectados por los constantes recortes de electricidad, que se producen diariamente en la ciudad.

De acuerdo con lo reseñado por Versión Final, más allá de un lujo, los zulianos optan por las plantas debido a la necesidad del esencial servicio, que debido a su ausencia que va de cuatro a ocho horas diarias de forma imprevista los afecta física y emocionalmente.

En los establecimientos de la entidad, los costos van desde los 180 a 1.200 dólares, o su equivalente en bolívares, de acuerdo con la cantidad de voltios que generen que puede ir de 850 W a 7.000 kVA.

Pero a pesar del alto costo, para algunos contar con el suministro eléctrico es un tema de vida o muerte. Como lo es en el caso del paciente oncológico Alejandro Núñez (nombre ficticio), operado de un tumor en la garganta ocasionado por un cáncer de laringe y que hasta la semana pasada estuvo hospitalizado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de una clínica privada, donde su estadía tenía un costo de 1 millardo de bolívares por día.

Antes de tomar la decisión de trasladarlo a su casa debido al excesivo gasto, el mayor temor del hijo de Núñez era que un apagón acabara con la vida de su padre, pues necesitaría estar conectado a un respirador artificial la mayor parte del día. Por lo tanto, decidió comprar una planta eléctrica que generara 850 kilovoltios en caso de un recorte eléctrico.

“Es difícil para una persona que necesite un respirador artificial estar seis horas desconectado. Puede morirse. Las personas hoy dependen una planta eléctrica (…) Algunos llegan desesperados a comprarlas diciendo que las necesitan para ya”, comentó Julio Hernández, dueño de la ferretería Corpimca.

Destacó que durante los últimos tres meses las ventas de las plantas, que son importadas desde China, Corea y Estados Unidos, se han incrementado considerablemente. Su durabilidad es de nueve horas encendida, aunque recomendó que deben ser usadas solo en caso de emergencia y hacerles mantenimiento mensualmente.

“Durante las últimas dos semanas, hemos vendido en alrededor de 25 plantas. La demanda de estos artefactos ha sido brutal y creció aún más cuando el ministro Motta Domínguez anunció que los cortes podrían ser de hasta ocho horas diarias. La gente se puso como loca. Llegaban y, sin preguntar precio, pedían una (…) Todo va a depender del estado emocional del cliente y cómo haya pasado la noche. Si se levanta de mal humor porque durmió sin luz y tiene el dinero, no lo pensará dos veces antes de venir y comprar su planta”, agregó el comerciante.

La de menor voltaje, de 850 W, puede generar energía para tener encendidos ocho bombillos, tres ventiladores, un televisor, y un decodificador de televisión por cable. Mientras que la de mayor voltaje, entre 6 y 7 kVA, suministra electricidad para artefactos de conexión 220 V como aires acondicionados, algunas neveras y cualquier otro aparato que requiera tener encendido.

Comments

Comments are closed.