Pasa en Venezuela

La vida del inmigrante venezolano en Perú

0

La mayoría de los peruanos, estaban acostumbrado hasta hace unos años atrás, a que un familiar, un compañero de trabajo, del barrio o de estudio, dejará todo para irse a otro país en busca de otras oportunidades. Venezuela se postulaba para muchos de ellos. Hoy en día se acomodan a una realidad inversa: la masiva llegada de los venezolanos al Perú.

Según cifras actualizadas a junio de este año, unos 330.000 venezolanos se encuentra en el Perú, donde al menos unos 3.000 ingresan diariamente y apenas unos cientos abandonan el país por pasos fronterizos.

Las reacciones pueden variar. Sin embargo, a medida de que el número de visitantes ha ido en aumento, también se puede encontrar más casos de peruanos que condenan su presencia.

Diferentes portadas de diarios populares en las que destacan los hechos delictivos perpetrados por venezolanos o que resumen logros de venezolanas por su belleza, sólo consiguen echarle más leña al fuego del prejuicio.

La mayoría ha venido a trabajar honestamente

Por otro lado, Johan Escalante, quien se desempañaba en Venezuela como actor, y hoy tras más de cuatros años de dejar su país puede decir que consiguió sus primeros objetivos, vive partiendo clases de actuación. “Puedo decir que ya vivo de esto”, reseñó a Infobae.

Su suerte, fue cambiando cuando se postuló para un taller de teatro al que fue aceptado, pero del que estuvo a punto de abandonar, pues el costo del taller se le hacía muy cuesta arriba. Es por eso que el director del taller, tras conocer su caso, lo becó y ese fue el inicio de su vuelta a las tablas.

El joven se encuentra muy agradecido con las diferentes oportunidades que le ha brindado Perú, pero también reconoce que hay ciudadanos quienes rechazan rotundamente la nueva comunidad venezolana, y que, si bien son pequeños grupos, han ido de forma creciente en los últimos meses.

“Sí, es cierto que entre gente muy trabajadora ha venido gente con vicios que nos deja mal a la gran mayoría que ha venido a trabajar honestamente”, dice por un lado. “Y también le diría a los peruanos que nos critican que tengan un poco de memoria y recuerden que esto es cíclico, en los ochentas y noventas muchos se vieron obligados a salir de su país“, agregó Johan.

País racista ante lo no blanco

El país sudamericano no está acostumbrado a recibir inmigrantes. El éxodo migratorio previo a la de los venezolanos se dio a lo largo del siglo XIX, con el arribo de unos 100.000 chinos, y al inicio del siglo XX, con el arribo de al menos 25.000 familias japonesas. Cuenta el historiador Juan Luis Orrego que en su momento también hubo rechazo de los locales.

En este sentido, Orrego pisa cayos al esbozar una explicación de cierto rechazo a los extranjeros y marca una diferencia. “El peruano culturalmente ha sido receptivo positivamente al europeo o al hombre blanco, que también puede ser norteamericano. En cambio, en los otros casos de migración, siempre ha habido problemas. Hay un prejuicio respecto al que no es germánico, anglosajón. ¿Por qué? Porque lamentablemente somos un país donde todavía funciona el racismo, la discriminación“.

El 89% de los limeños consideran que el Perú es un país racista, de acuerdo a la Encuesta Nacional Sobre Diversidad Cultural y Discriminación Étnico-Racial, donde fue realizada en el año 2017. A nivel nacional, el 53% de los peruanos consideran que sus connacionales son racistas o muy racistas. No obstante, solo el 8% se reconoce como tal.

Para leer la nota completa, haga clic AQUÍ:

Comments

Comments are closed.