Pasa en Venezuela

Comunidades indígenas siguen emigrando ante la crisis en Venezuela

0

La crisis venezolana ha deteriorado considerablemente la calidad de vida de los pueblos indígenas locales, obligando a decenas de tribus a emigrar en un intento por huir de la falta de acceso a servicios básicos, alimentos y atención médica.

Entre las poblaciones indígenas que aún viven en el país, es común ver cómo han retomado a prácticas rurales para conseguir alimentos, ya que la mayor parte de ellos viven en pobreza o pobreza extrema.

“En los territorios tradicionales puede que el asunto alimentario se siga resolviendo como se hacía en el pasado, con el conuco o la pesca, pero al irse a la ciudad las comunidades indígenas pasan a depender de otros sistemas económicos en condiciones de miseria, que en este contexto se han radicalizado”, indicó Aimé Tillett, coeditor del libro Salud indígena en Venezuela.

En un informe realizado por la ONG Provea, se puede apreciar como los derechos humanos sobre los pueblos indígenas han sufrido un alarmante retroceso, ya que los programas estatales de subsidio alimentario, a través de la entrega de las cajas Clap, se han extendido de cada 15 días a casi dos meses.

De igual manera, el documento muestra denuncias recibidas desde las organizaciones y los líderes de tribus, que señalan cómo la presión ejercida por las instituciones del Estado, vinculada con el ejercicio del control político electoral, genera el temor a perder derechos sociales como salud y alimentación.

La proliferación de enfermedades graves, la falta de agua potable y el índice de desnutrición, ha aumentado considerablemente en los últimos años para estos ciudadanos.

“Un aspecto que hay que tomar en cuenta es la falta de acceso al agua potable. En zonas como el Delta del Orinoco es un punto de gran preocupación, por las condiciones en las que pueden estar los caños y la posibilidad de transmisión de enfermedades vinculadas con la contaminación”, alerta la asociación civil Kapé-Kapé.

Todos estos factores han promovido un éxodo masivo entre las comunidades indígenas, quienes han decidido establecerse en las los países vecinos como Colombia y Brasil, buscando mejoras en su calidad de vida.

Un informe de Perfil Sociodemográfico y Laboral de la Inmigración Venezolana en Brasil, elaborado por los investigadores Gustavo da Frota Simões, Leonardo Cavalcanti da Silva y Antônio Tadeu Ribeiro de Oliveira, ha cifrado que el número de waraos en los refugios de Brasil oscila entre 2.000 y 3.000 personas, según lo reseñado por El Nacional.

Muchos afirmar tener una mayor calidad de vida en Brasil, en comparación con la vida que tenían en Venezuela, sin embargo, alegan sentir tristeza al no poder habitar su país de origen.

Comments

Comments are closed.